La modalidad del trueque fue una de las figuras características de la crisis de 2001. El canje de comida o ropa fue la salida ante la necesidad y la falta de trabajo. Pero en el contexto de la actual crisis económica, el trueque ya no es parte del pasado.

La antigua modalidad volvió con fuerza en algunos municipios del Conurbano y genera alarma en los intendentes, que admiten que la mayoría de los intercambios son de artículos de primera necesidad, según informó La Política Online, quienes también documentaron la masividad del encuentro.

Embed

En José C. Paz creció de modo exponencial en el último año. Se organiza al costado de la Ruta 24, en el límite con Moreno, donde hay una feria que funciona hace tiempo al lado de la vía del ferrocarril San Martín y que se extendió desde que comenzaron a usarla como sede para el trueque.

Pero la modalidad del truque no sólo volvió a José C. Paz y Moreno, sino que también se extiende en La Matanza, en la estación de Lanús Oeste, en Lomas de Zamora, en la estación Zeballos de Varela, en Ituzaingó y en San Miguel.

La mayor cantidad de canjes se hacen con artículos de primera necesidad como leche o pañales y alimentos de todo tipo como carne, pollo, frutas, verduras, azúcar, leche y aceite.

LEÉ MÁS: El ajuste que más duele: los certificados que prueban la desnutrición infantil en la Ciudad de Buenos Aires

En esta nota