Boca y River se enfrentan en uno de los partidos más importantes del fútbol argentino, pero la mayoría de sus fanáticos no puede acceder a la televisación premium para ver los partidos y debe echar mano a las filmaciones de las tribunas.

La nefasta imagen se repite desde que el presidente Mauricio Macri rompió una de sus promesas electorales y decidió terminar con el Fútbol para Todos y reprivatizar sus transmisiones.

Sobre el ya caro abono del cable hay que pagar un plus para poder ver los partidos y muchos argentinos no pueden permitirse ese gasto en un momento de crisis económica brutal. Por eso, así como muchas se reúnen en bares para poder verlo, otros deben conformarse con las transmisiones de las tribunas.

Embed

En esta nota