Diego Maradona rompió el silencio tras estar internado por algunas horas a causa de un sangrado estomacal. En una entrevista radial, el ídolo del fútbol le agradeció a todos los que se preocuparon por él, dijo que el estudio médico estaba planificado y habló sobre la política argentina, en el inicio del año electoral.

Maradona estuvo en la Clínica Olivos y fue dado de alta poco después de las 19, tras realizarse una endoscopía por un sangrado estomacal. De vuelta en su casa, brindó una entrevista a La Red, donde agradeció "a toda la gente que se portó 10.000 puntos" con él y remarcó que "el amor no cambia, eso es lo que no quieren entender los boludos de siempre".

El campeón del Mundial de 1986 aclaró: "Yo ya tenía los análisis de los doctores hace una semana, me tocaba hoy. Fuimos a la clínica y me hicieron las resonancias". Además, aseguró que entró "a la clínica con 58 años" pero salió con 50 y se lo dedicó a "los estúpidos de siempre".

Diego advirtió: "No me pienso callar, aunque vengan con todos los monopolios del mundo, yo voy a decir la mía". En esa línea aseguró: "Lo único que le pido a Dios es que se vaya Macri y que la gente coma".

Respecto a lo futbolístico, confirmó su continuidad en el Dorados de México y, en relación a la Argentina, pidió que "Daniel Angelici y Rodolfo Donofrio tienen que tomar el comando" de la AFA porque él fue "traicionado" por Claudio "Chiqui" Tapia.

LEER MÁS: Internaron a Maradona por complicaciones médicas