El periodista Jorge Lanata se sumergió en el debate por la despenalización del aborto y expresó su postura personal sobre el tema, luego de que Cambiemos le diera luz verde al debate en el Congreso.

Lanata utilizó su habitual columna de los sábados en el diario Clarín para hablar del tema del momento y analizar las distintas posturas de los actores sociales más importantes.

El periodista consideró que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito pone en evidencia que "frente a los temas realmente importantes las distinciones de partido- incluso de género- dejan de importar", al tiempo que resaltó que "a la hora de la discusión social, la sociedad se polariza en grupos fanáticos que intentan imponer su pensamiento a los demás presentándose como voceros de la única razón.

La figura del Grupo Clarìn recordó cómo fue el debate sobre el divorcio a fines de la década del 80 y apuntó que las posiciones más tremendistas contra las separaciones no tuvieron razón al vaticinar rupturas de parejas masivas. Y de manera similar rememoró el debate por el Matrimonio Igualitario.

"Los mensajes que llegaron a la radio el otro día, mientras discutíamos sobre el aborto, eran espantosos: 'asesinos de bebés' fue el insulto más liviano. Los fanáticos se vuelven bastante agresivos cuando advierten que no pueden controlar a su prójimo. Otra vez,como en el divorcio o en el matrimonio igualitario, reaccionaban como si se propusiera el aborto masivo y obligatorio. Miles de fieles camino a la Cámara Estatal de Abortos cuando lo que se propone, en realidad, es evitar miles de muertes en abortos clandestinos", continuó Lanata.

En su sucesión de ejemplos, el conductor evocó la discusión del caso del aborto de una chica con síndrome de down en Mendoza, sucedido en 2006. "Todos sienten que saben cómo debe vivirse la vida de los demás. Y también dan consejos sobre cómo los demás deben morir su muerte", criticó.

Y sentenció: "Los abortos suceden. Nadie puede celebrarlos y son un suceso triste y conflictivo. Se trata de no agravarlos con la muerte de quien los decidió"