Desde hace unos meses una frase clásica del cine argentino ronda las redes, y no por el mejor motivo: “Yo hago ravioles, ella hace ravioles. Yo hago puchero, ella hace puchero”. Es que cada vez se suman más consignas y eventos que los autodenominados “provida” le copian al movimiento feminista para manifestarse en contra del aborto.

Muchos criticaron que la forma de expresión que tienen los antiaborto: hacen lo mismo que aquellos a quienes se oponen. En los últimos días lanzaron campañas de “la ola celeste” o la “revolución provida”, en contraposición a la “marea verde”, como se llamó a la masiva movilización de personas con sus pañuelos por el aborto legal desde que comenzó el debate en el Congreso.

Bajo esta consigna, la agrupación Unidad Provida lanzó una campaña en la que llama a iniciar la “revolución provida” con un tuitazo federal, banderazos, ruidazos y marchas, todas formas de manifestación que vienen utilizando los movimientos feministas desde hace meses para exigir la legalización del aborto.

Embed

Incluso se atrevieron a usar la frase “no nos van a callar más”, similar al “No nos callan más” referente a una campaña de denuncia de casos de abuso sexual, violación, acoso y violencia de género iniciada el año pasado. Hay que tener en cuenta que los grupos provida están relacionados a la Iglesia católica, uno de los sectores de la sociedad con más poder y visibilización.

Otro elemento característico que copiaron los antiaborto es el conocido pañuelo verde, el cual fue creado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto hace 13 años. Estos grupos hicieron su versión celeste, que tuvo poco éxito. Incluso copiaron dibujos que llevan el pañuelo verde para convertirlos en “provida”, y también el glitter que llevan las más jóvenes.

Embed

Las tres consignas que caracterizan a la Campaña por el Aborto desde hace más de una década también fueron copiadas y alteradas. En lugar de “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”, los “provida” piden “educación sexual para prevenir, anticonceptivos para elegir, contención para no abortar y adopción para vivir”.

Embed

También intentaron apropiarse del movimiento feminista: bajo consignas como “soy feminista provida” y “una verdadera verdadera feminista lucharía por los derechos de las mujeres por nacer”, invisibilizaron las causas por las que reclama el feminismo, como el derecho a decidir sobre el propio cuerpo, comparando un aborto con un femicidio.

Embed

Pero no todo les salió tan bien: el sábado realizarán un “festival provida”, con entrada, en el microestadio del club Ferro, el cual es representado por los colores verde y blanco: los mismos de la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito.

Embed

En esta nota