El gobierno de Mauricio Macri avanza en su intención de convertir los clubes argentinos en Sociedades Anónimas y buscará modificar el estatuto de la AFA para cumplir con el viejo anhelo del Presidente.

Tras no conseguir las voluntades para impulsar el tema desde el Congreso, el macrismo cambió de estrategia e intentará instalar las SAD desde la casa madre del fútbol argentino. De acuerdo con la información revelada por el portal Doble Amarilla, los aliados del Gobierno en la AFA pedirán una Asamblea extraordinaria para abrirle la puerta a la privatización de los clubes.

La idea del macrismo es que esa reunión se celebre el próximo 22 de noviembre, el mismo día que se realiza la Asamblea Anual de la institución. Para ello debe presentarse el llamado por lo menos 15 días hábiles antes del mitín.

Una vez habilitadas las SAD en la calle Viamonte, será potestad de los clubes definir si las aceptan o no en las asambleas de cada entidad.

El objetivo es modificar el estatuto de la AFA para luego impulsar con ese sustento las modificaciones legislativas necesarias. Tras el primer paso, el Gobierno tendrá que modificar los artículos 33 y 45 del código civil para permitir que una asociación civil celebre un "contrato de gerenciamiento" o un "contrato participativo de inversión y desarrollo".

Para presionar a los clubes y lograr su objetivo, Macri tiene una carta fuerte. Se trata del Decreto 12/12, que establece un régimen especial de aportes personales a los futbolistas, y contribuciones patronales de los clubes al Estado.

A través de este beneficio otorgado en 2003, las entidades deportivas pagan una alícuota de apenas el 7% frente al 31% del resto de los contribuyentes sobre ingresos cruciales como entradas, transmisiones televisivas y transferencias de jugadores. Si Macri lo elimina, muchos clubes podrían atravesar crisis irreparables. por lo que su decisión podría estar condicionada.

De acuerdo con Doble Amarilla, el Gobierno, igualmente, realizaría una leve suba en el porcentaje de alrededor de un punto.