Ante la imposibilidad de sortear la crisis que generó, el Gobierno ahora se excusa en las elecciones del año próximo para la generar recuperación económica. En mayo, la actividad se desplomó 5,8%, de acuerdo al Indec, lo que significó la mayor caída desde 2009.

"La hoja de ruta es estabilizar la situación cambiaria, eso va a permitir bajar la tasa de interés -de esta forma la recesión va a ser más corta- , cumplir con las metas fiscales a rajatabla y dar señales claras de que el Gobierno va a ser reelecto", sintetizó una alta fuente de la Casa Rosada a ámbito.com.

El futuro de la política argentina es el tema que más preocupa en los foros internacionales, de acuerdo a lo publicado por la periodista Liliana Franco. “Las inquietudes de los inversores no tienen como eje las dudas sobre la situación fiscal o la inflación”, analizó, sino el retorno de un gobierno de Cristina Kirchner.

El Ejecutivo opina que una perspectiva de derrota de Cambiemos provocaría una fuga de capitales que acentuaría el deterioro de la situación económica. Esto, por lo tanto, realimentaría la posibilidad de una derrota del oficialismo en las presidenciales de 2019.

LEER MÁS: Rossi: "Hay que subir el poder adquisitivo del salario y las jubilaciones"

En esta nota