La empresa S.A. La Nación, propietaria de La Nación, pretende cerrar su planta de impresión para fusionarse con Clarín y hacer ambos diarios en un mismo taller gráfico, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

Según denunció Héctor Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense (FGB), en El Destape, la empresa comunicó su decisión en diciembre y, desde entonces, se abrió una mesa de negociación. Pese a las propuestas de los delegados, La Nación no cambió su postura y ofreció la reducción del tiempo de trabajo, de los sueldos y retiros voluntarios.

"Para continuar con el taller y no hacer el diario en otro lugar, la condición de la empresa es reducir la jornada a la mitad del tiempo actual", dijo Amichetti. Los gráficos tienen un régimen de tres días de trabajo, con jornadas de 12 horas, por tres días de descanso. Según la propuesta de La Nación, reducirían el horario laboral a la mitad y bajarían el sueldo en un 40%.

Como "el Gobierno favorece la concentración, la empresa planteó unificar el diario con Clarín y hacer los dos en el mismo taller", dijo el titular de la FGB a El Destape y denunció que "plantean una reducción de costo con, prácticamente, una fusión en la impresión" de ambos medios.

En el taller de La Nación hay cerca de 100 trabajadores y ya hubo 35 retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas. "Supuestamente hoy está mandando telegramas de despido", dijo Amichetti y agregó: "Al haber agotado la negociación, sospechamos que van en plan de despedir a todos los trabajadores y mandar la impresión afuera".

Sin embargo, alertó que si La Nación pretende imprimir su diario en Clarín, "no lo va a poder hacer porque hay una posición muy firme de los gráficos" de ese medio para no hacerlo. Si la empresa se mantiene inflexible, "por lo menos en la ciudad y gran Buenos Aires no va a haber taller que imprima La Nación", alertó Amichetti.

Para solucionarlo, este martes a las 15 habrá una audiencia en la Secretaría de Trabajo donde buscarán que "se prolongue la negociación con una conciliación obligatoria, en caso contrario, habría un conflicto abierto porque defendemos las fuentes de trabajo", concluyó.

LEER MÁS: El insólito pedido de La Nación a Macri en una explosiva editorial

En esta nota