La ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, aseguró que los policías encargados de la custodia del fiscal Alberto Nisman "no tuvieron un descuido especial hacia su persona" y que existió una "falta administrativa" por la tardanza en dar aviso de lo ocurrido a sus superiores.

En ese sentido, Rodríguez defendió la tarea del secretario de Seguridad, Sergio Berni, durante el procedimiento en el departamento del fiscal, y lo calificó como "una persona íntegra, con experiencia" mientras añadió: "No creo que los policías hayan descuidado y hayan querido que le pasara nada al fiscal. Por ahí no vieron esta situación, no la vieron, pero no han tenido un descuido especial hacia su persona, sino todo lo contrario".

En declaraciones a radio Vorterix, la funcionaria afirmó que la fiscal dice que no hay ninguna responsabilidad penal, o no la ha visto hasta ahora pero que sí es cierto es que la demora en la información es una falta administrativa.

Además, contó que luego de la denuncia por encubrimiento del fiscal, y cuando se confirmó su presencia en el Congreso, el jefe de la custodia lo llamó para ver si iban a realizar algún operativo especial por esa presentación, aunque aclaró que finalmente nunca lo acordaron.

Asimismo, aclaró: "Se comunicó para avisarle que iba a haber un cambio (en la custodia) porque había un policía que estaba enfermo, y que luego fue operado. Y planteándole si iban a hacer algún operativo especial o cómo iba a ser la llegada y el despliegue de su llegada ese lunes al Congreso. Y la verdad es que dijo que estaba en una reunión y que después lo hablarían" y resaltó que Nisman tenía "una relación muy directa con su custodia, que "no había manifestado quejas", y recordó que la procuradora Alejandra Gils Carbó le había ofrecido reforzarla luego de su denuncia, "y él manifestó que no la necesitaba".

Por su parte, aseguró que las críticas "responden a otra cosa y no al accionar de Sergio Berni", y dijo que "él está ahí y estará siempre, como lo ha demostrado".

Fuente: DyN