La fiscal que investiga la muerte de Alberto Nisman interrogará hoy a los dos policías que lo custodiaban el domingo último, cuando se produjo su deceso, informaron fuentes judiciales. Además, resolvió ordenar un allanamiento en el despacho del fiscal en Hipólito Yrigoyen al 400, como parte del conjunto de medidas de prueba para encontrar una explicación al fallecimiento del letrado.

La fiscal Viviana Fein adelantó que quiere entrevistarse con los diez policías que formaban parte de la custodia de Nisman, pero que comenzará con los dos que estaban asignados el último domingo, cuando se registró su muerte en su departamento del barrio de Puerto Madero.

Además, Fein dijo en declaraciones a radio Mitre que en la jornada de hoy se reunirá con la madre y con la hermana de Nisman.

También mantendrá un encuentro con la ex mujer del fiscal, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, quien evalúa la posibilidad de pedir ser querellante en la causa en representación de las dos hijas que tuvo con el fiscal, dijeron las fuentes judiciales consultadas.

Por otra parte, Fein explicó que está investigando si Nisman se hallaba bajo algún tratamiento médico o psicológico ante la posibilidad de que tuviera un cuadro de estrés o depresión.

Además, agregó que durante el allanamiento realizado en el departamento 2 del piso 13 del edificio Le Parc, donde se produjo la muerte de Nisman, se secuestró sobre una mesa en el living una "notita" que el fiscal le dejaba a una supuesta empleada doméstica.

En esa nota, el fiscal le dejaba una serie de actividades para realizar al día siguiente, como por ejemplo, algunas compras para hacer.

Por este motivo, la fiscal giró un pedido de informe a la AFIP para saber si Nisman realizaba aportes a alguna empleada doméstica con la intención de poder identificar a esa persona y citarla a declarar.

Ayer, peritos de la Policía Federal confirmaron que la vaina servida hallada junto al cadáver del fue disparada por la pistola calibre 22 encontraba junto al cuerpo sin vida del fiscal especial que intervenía en la causa AMIA, a la vez que se supo que ese revólver pertenecía a un colaborador que se la había prestado el sábado a la tarde, luego de que Nisman lo llamara en dos oportunidades para pedírsela por "cuestiones de seguridad".