El juez federal a cargo de la causa que investiga el atentado a la AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, cuestionó la convocatoria de un grupo de fiscales a la marcha que se realizó el pasado 18 de febrero al cumplirse un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman, al señalar que "si soy fiscal y pido justicia, me parece que me tengo que ir a mi casa, porque soy integrante de la justicia".

En ese sentido, aseguró: "Si como juez participo de una manifestación que pide Justicia, ¿qué hago en la justicia? Estoy diciendo que no hay, que no sirve" y, en declaraciones a radio Del Plata al ser consultado sobre la investigación que se lleva adelante por la muerte del fiscal especial de la causa AMIA, el magistrado opinó que "va a haber posiciones encontradas por los próximos 20 años" y consideró que "va a ser muy difícil que la sociedad mayoritariamente acepte" una versión de los hechos, ya que "hay instalada una duda y hay mezclados factores políticos en la investigación".

Por su parte, opinó sobre la denuncia de encubrimiento que había presentado Nisman, Canicoba Corral y señaló que "las denuncias contra los funcionarios públicos son bastante habituales en un año electoral".

Más temprano, en declaraciones a Fm Nacional Rock aclaró: "Está venciendo un mandato y es un año electoral, hay algunas circunstancias que ponen de relieve cosas que no hubieran sido. Las denuncias contra los funcionarios son bastante habituales" y se expresó luego en el mismo sentido en radio Del Plata, el magistrado dijo que "se está terminando un gobierno que ha sido muy fuerte en sus decisiones y todo es parte del juego político" y agregó que "el juego de los medios es cada vez mayor".

En tanto, sobre la investigación del atentado a la AMIA, el juez contó que estuvo reunido esta semana con el nuevo equipo de fiscales nombrados por la Procuración General de la Nación para seguir la causa: "Noté con muchas ganas a esta gente que viene sin preconceptos. Para mí, todas las pistas están abiertas; todas las hipótesis merecen ser investigadas", señaló.