Frente a los reclamos feministas que comienzan a crecer en el mundo del fútbol, el Barcelona decidió terminar con la brecha entre sus equipos masculino y femenino con una decisión para copiar.

La dirigencia 'Blaugrana decidió que su plantel de mujeres viaje en primera clase entre las ciudades estadounidenses de Portland y Los Ángeles, al igual que lo harían Lionel Messi y compañía.

La medida se tomó luego de que las futbolistas se trasladaran desde España a Estados Unidos en clase turista mientras que los varones lo hicieron en business, hecho que generó gran controversia en el mundo del fútbol.

Tras los reclamos el club había aclarado que la diferencia se debió a que la gira había sido acordada sólo para el equipo masculino y la participación del elenco femenino se cerró después. Los dirigentes aseguraron que para ese entonces ya estaba todo contratado y el conflicto se debió a un problema de logística, que subsanaron en el siguiente viaje.

En esta nota