El sacerdote italiano Paolo Glaentzer de 70 años fue detenido tras abusar a una niña de 10 años durante reiteradas ocasiones. “Cuando supe que tenía 10 años… Yo le daba 15", se excusó el cura en una aberrante excusa que brindó a la justicia y dio la vuelta al mundo.

El cura culpó al “demonio” por la violación cometida. “Fue una estupidez. Me hizo una zancadilla el demonio. Una zancadilla fuerte. He cometido un error, lo admito. Ahora pensará nuestro Señor”, dijo Paolo.

El hombre fue atrapado in fraganti el pasado 23 de julio, cuando estaba en su auto con la chica de 10 años. Quedó detenido por violencia sexual agravada y cumplirá el arresto en su casa, ubicada en el pueblo de Bagni di Lucca.

La decisión de las autoridades de la Iglesia, enviada por el cardenal Giuseppe Betori a través de una carta, fue impedirle "celebrar misa".

El cura pedófilo afirmó "tener plena confianza en Jesús y María, y apoyarse en nuestro Señor te da una confianza y una alegría inexplicable, a pesar de todo lo que ha sucedido. Los diarios han exagerado al contar este hecho".