El presidente del Supremo Tribunal de Brasil, José Antonio Días Toffoli, dejó sin efecto la decisión cautelar que había dictado un juez de ese tribunal, que sería la Corte Suprema local, contra la prisión después de condena en segunda instancia. Esto le abría la posibilidad a Lula Da Silva de ser excarcelado. Ahora habrá que esperar hasta fines de enero para esperar alguna novedad, que es cuando termine el receso judicial.

Lula continuará en la cárcel porque Dias Toffoli suspendió el fallo de Mello "hasta que el colegiado mayor (es decir, el plenario de la corte) aprecie la materia de forma definitiva, ya pautada para el día 10 de abril del próximo año judicial".

"Concedo la suspensión de la medida cautelar para suspender los efectos de la decisión anunciada el día de hoy", escribió Días Toffoli, poniendo fin así a un nuevo forcejeo judicial en Brasil en torno al exmandatario de izquierda (2003-2010).

Lula Da Silva se encuentra detenido desde el 7 de abril, después de que el Tribunal Regional Federal IV Región (TRF4) le impusiera una pena de 12 años y un mes de prisión por delitos de corrupción pasiva que no fueron debidamente probados durante el juicio.