Desde la llegada del macrismo, la informalidad entre mujeres ascendió a 36,2%, creciendo un 1,2% respecto a 2015. Por su lado, los varones pasaron de 31,6% a 31,8% en el mismo periodo con una magra suba de 0,2%, según el Observatorio de Empleo, Producción y Comercio Exterior (ODEP).

LEÉ MÁS: Soldati, Agronomía y Barracas: los barrios de la Ciudad más violentos contra las mujeres

La diferencia entre el crecimiento de la informalidad de los varones y las mujeres fue de 1% en términos absolutos. Un pilar de esta brecha, es consecuencia de la desigual distribución del trabajo doméstico no remunerado, que es realizado en mayor parte por las mujeres.

Al enfocar el análisis en las mujeres jóvenes de hasta 29 años, la diferencia crece considerablemente: la informalidad pasó de 43,7% en 2015 a 50,6% en 2017, un 6,9%. Por ende, la población más vulnerable es justamente la que más se vio perjudicada por los cambios regresivos en el mercado laboral.

El estudio de la ODEP surge como una herramienta para brindar información, estadísticas y análisis sobre el mercado laboral argentino.