Desde enero hasta julio de 2018, la inflación acumuló 19%, impulsada por el sostenido incremento del dólar. Para lo que queda del año, considerando el 35% de devaluación de agosto, se descuenta que la inflación superará ampliamente el 32% proyectado actualmente por el Banco Central. Estas variaciones tienen un fuerte impacto sobre los créditos UVA ya que los mismos actualizan tanto la cuota como el monto adeudado de acuerdo con la variación del índice de precios al consumidor del INDEC.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

Tomando como ejemplo un crédito de US$ 100.000 bajo la modalidad UVA acordado en abril de 2016 en el Banco de la Nación Argentina a 30 años, con una tasa del 3,5% y por el 80% del valor del inmueble, la cuota pasó de $8.613 en abril de 2018 a $ 9.543, un incremento de $930, que representa 10,8%. Si la comparación se efectúa respecto a la cuota inicial, $5.353, se está pagando $4.191 adicionales, un incremento de 78,41%. Además, estos cálculos no incluyen por el momento el efecto de los incrementos que se observarán en la inflación en los próximos meses.

En lo que compete al capital adeudado, como se actualiza también, el mismo se incrementó sustancialmente. Entre el primero de abril y el primero de agosto de 2018, aumentó $184.121 al pasar de $1.843.293 a $2.027.806 (10%), a pesar de haber cumplido con todas las obligaciones mensuales. Si se considera el incremento desde el primero de abril de 2016 a agosto de 2018, el monto adeudado se incrementó $83.2176 (70%).

Una comparación con un crédito de sistema tradicional con cuota fija BNA tu casa (ya desaparecido), muestra que la modalidad UVA no implicaba las ventajas que se publicitaron inicialmente. Mientras que la cuota del UVA aumentó sustancialmente (y lo seguirá haciendo), en la versión BNA tu casa la misma se habría mantenido en $14.124. En solo 28 meses el UVA pasó de representar 37% de la cuota de la versión tradicional a 67%. El saldo deudor al primero de agosto del 2018, bajo la modalidad tradicional es de $1.185.707, disminuyendo $868 con relación a abril del 2018 ($1.186.192), y $6.293 menos respecto del inicial de $1.192.000.

Paralelamente los nuevos créditos UVA que se fueron otorgando endurecieron sustancialmente las condiciones a las que inicialmente se otorgaron en 2016. El Banco nación elevó la tasa desde el 3,5% inicial a 5,5% en abril de 2018 y en agosto de 2018 nuevamente a 6,5%. El efecto combinado con el incremento del dólar y considerando solamente la cotización al primero de agosto ($28), la cuota inicial pasó de $5.352 a $14.152. Considerando una relación ingreso-cuota del 30% el ingreso necesario para acceder al crédito paso de $17.842 a $47.194, un incremento de 164%. Si en abril de 2016 se necesitaba un ingreso de 3 salarios mínimos para acceder a un crédito UVA, actualmente se requiere contar con el equivalente a 4,7 salarios mínimos.

cuadro 1.jpg
grafico 2.jpg

* Nota escrita por Eva Sacco, con la colaboración de Lucas Villani. Economistas del Centro CEPA.

En esta nota