La inflación porteña fue del 2,6% en febrero, con lo que acumuló una suba de 4,2% en el primer bimestre. El Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad (IPCBA) ascendió 26,3% interanualmente, de acuerdo con el relevamiento de la Dirección General de Estadística y Censos que maneja el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

La tasa de variación mensual estuvo influenciada por los incrementos en las tarifas residenciales de electricidad y de transporte público de pasajeros, que en conjunto aportaron 0,86% de la variación del nivel general.

El rubro vivienda, agua, electricidad y otros combustibles aumentó 3,9% en el segundo mes del año, contribuyendo con 0,70% a la variación mensual del IPCBA, al impactar fundamentalmente el incremento en la tarifa residencial de electricidad.

Por su parte, el transporte promedió un alza de 5,4%, con una incidencia de 0,61%, debido principalmente a la entrada en vigencia de las nuevas tarifas de transporte público de pasajeros (colectivo y tren) y a la incorporación del sistema de boleto integrado.

En tanto, alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó 2,0% e incidió 0,31%: los principales impulsos provinieron de carnes y derivados (3,1%), frutas (6,0%) y pan y cereales (1,9%). En sentido opuesto, se verificó una retracción en verduras, tubérculos y legumbres (-2,0%).

De acuerdo con las estadísticas oficiales, en febrero el rubro salud promedió un alza de 2,6%, aportando 0,22% a la evolución mensual de los precios al consumidor, por ajustes en las cuotas de medicina prepaga. Equipamiento y mantenimiento del hogar se elevó 3,2%, con una incidencia de 0,22%, por subas en las remuneraciones del servicio doméstico. Además, el Gobierno porteño puntualizó que durante febrero los Servicios promediaron una suba de 3,5%, mientras que los Bienes aumentaron 1,5%.

La dinámica mensual de los servicios respondió, principalmente, a incrementos en las tarifas de electricidad y del transporte público de pasajeros; le siguieron en importancia las subas en la comida consumida fuera del hogar, en las remuneraciones del servicio doméstico y en las cuotas de medicina prepaga.

El comportamiento de los bienes reflejó fundamentalmente aumentos en los precios de los alimentos y de los combustibles para vehículos de uso del hogar, contrarrestados parcialmente por las caídas, de carácter estacional, en las prendas de vestir y en las verduras. Así, en los primeros dos meses del año los bienes acumularon una suba de 2,7% y los servicios de 5,5%.

En términos interanuales, los servicios mostraron una aceleración hasta 31,6%, mientras que los bienes se mantuvieron relativamente estables registrando un incremento de 20,1%.

LEER MÁS: Un organismo oficial desmintió en vivo a Marcos Peña

En esta nota