Tras conocerse que el Museo de Casa Rosada tenía en exhibición objetos de dictadores argentinos sin aclarar que su asunción al Poder Ejecutivo fue a través de un sangriento Golpe de Estado, desde Balcarce 50 trataron de aclarar la polémica.

"Los museos no hacen homenajes sino que exhiben un patrocinio del pasado bueno o malo", justificó el Director de Programas Culturales, Luciano De Privitellio, en una nota en diario BAE Negocios.

LEÉ MÁS: El Gobierno empezó a conmemorar a dictadores en el Museo de Casa Rosada

Según cuenta el funcionario que depende de Secretaria General de la Presidencia, el gobierno de Mauricio Macri fue asesorado por dos asociaciones de historiadores para reconstruir la historia de los presidentes.

Tales asociaciones son la Academia Nacional de Historia y la Asociación Argentina de Investigadores en Historia (Asaih). Esta última, dice De Privitellio, fue la que sostuvo que se debían exponer elementos de dictadores para que no haya críticas. Además, aclaró que la Casa Rosada “no tiene la menor duda de que tienen que estar” porque excluirlos sería tomar “una actitud negacionista”.

Además, el funcionario brindó una insólita explicación de por qué en ningún momento de la muestra se mencionan a los 30 mil desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar. “El Estado tiene información que son menos de 10 mil y los organismos dicen que son 30.000. Es una discusión que decidimos no meternos”, justificó y sostuvo que era “un tema álgido” en el que prefirieron no meterse.