En el 2014 en el auge de la marihuana medicinal en California, el LA Times reportó sobre una chica de 13 años que pertenece a las “girl scouts” que hizo una pequeña fortuna vendiendo galletas afuera de una expendedora de marihuana médica en San Francisco.

La jovencita alcanzó el record de vender 117 cajas en dos horas, colocándose afuera de la Green Cross. La chica tuvo que pedir que le surtieran más galletas en los primeros 45 minutos.

Esta historia se convirtió en algo viral y pero las autoridades no vieron con buenos ojos dicha noticia y prohibieron su difusión.

Ahora, los medios locales de California dieron a conocer un nuevo caso de una niña exploradora que siguió los pasos de su colega y generó unos 1,500 dólares en seis horas, después de vender 300 cajas afuera de una tienda de cannabis llamada Urbn Leaf.

La tienda, asimismo, utilizó esto como promoción para atraer clientes y los encargados de reclutar a las niñas exploradoras afirman que legalmente es lo mismo vender galletas afuera de una tienda de cannabis como cualquier otro lugar.

En esta nota