En medio de uno de los momentos más tensos entre el Gobierno y la Iglesia Católica, la entidad religiosa tomará una decisión trascendental, en lo que será un claro gesto para Mauricio Macri.

Según el diario Clarín, en los próximos días, la Iglesia renunciará a los fondos que le son asignados por el Estado, que en 2018 representaron $140 millones. La decisión sería tomada durante la 116° Asamblea Plenaria de Obispos de todo el país.

Del encuentro participará el obispo de Mercedes-Luján Agustín Radrizzani, que semanas atrás se mostró en una misa frente a la Basílica de Luján con Hugo y Pablo Moyano.

La noticia se veía venir. En agosto, la Conferencia Episcopal anunció la creación de una comisión con representantes del Ejecutivo para analizar la renuncia gradual de los fondos públicos.

En esta nota