La Iglesia católica comenzó a negociar formalmente con el Gobierno las condiciones para renunciar de forma paulatina al subsidio que recibe del Estado, según confirmó la Conferencia Episcopal Argentina.

La organización que agrupa a obispos de todo el país emitió un comunicado por 180º reunión de la Comisión Permanente en la que adelantó las tratativas con el Gobierno, en las cuales se incluye un nuevo sistema de sostenimiento del culto católico, según consignó Clarín.

"Se acordó seguir profundizando dichas alternativas y estudiar propuestas, con el fin de ir resignando de manera gradual, las asignaciones que reciben los obispos de parte del Estado Nacional", afirma el comunicado.

Desde 1979, los obispos perciben una asignación mensual que ronda los 40 mil pesos, en tanto que otros jerárquicos de la Iglesia, como los seminaristas, también reciben menores cantidades.

En medio de la discusión por la legalización del aborto, el rechazo al aporte económico a la Iglesia cobró relevancia y se transformó en la campaña "Iglesia y Estado, asunto separado", que recibió el obvio rechazo de la cúpula eclesiástica.

En esta nota