El ex jugador David Beckham y el delantero sueco Zlatan Ibrahimovic realizaron una picante apuesta en la previa del partido de cuartos de final entre Inglaterra y Suecia y ahora el goleador deberá cumplir su promesa.

Beckham festejó por duplicado la victoria de inglesa, ya que no sólo los británicos volvieron a las semifinales de un Mundial tras una larga ausencia sino que también se dará el gusto de ridiculizar a su petulante amigo Ibrahimovic.

En la previa del duelo, Zlatan le escribió a su ex compañero en el PSG: "Si Inglaterra gana, yo te pago una cena en cualquier sitio del mundo donde quieras pero si gana Suecia tú me regalas lo que yo quiera de Ikea (una casa de muebles de origen sueco) ¿ok?"

Pero lejos de achicarse, el inglés subió la apuesta y puso contra las cuerdas a su amigo. "Si Suecia gana, te llevaré personalmente a Ikea a comprar lo que necesites para tu nueva mansión en Los Ángeles, pero si Inglaterra gana quiero que vayas a ver un partido de Inglaterra a Wembley y te pongas una camiseta de mi selección y comas unos 'fish and chips' en el entretiempo.", le propuso.

El goleador de Los Ángeles Galaxy no lo dudó y aceptó el trato ¿Cumplirá después de la derrota de Suecia?

En esta nota