Coco, la candidata favorita de los fans de Pixar, se llevó el Oscar a mejor película animada y a mejor canción original por la tierna “Recuérdame”, que le arrancó un par de lágrimas hasta a los espectadores más duros. Pero la película no sólo es conmovedora por el relato que sigue a Miguel, su protagonista, sino por la historia que se esconde detrás del chico que puso su voz al personaje.

Se trata de Luis Ángel Gómez Jaramillo, de 12 años. Nació en un pueblo de Guanajuato, México, y a los cinco comenzó a cantar todos los días a la hora de la cena nada menos que con su abuela: una tierna escena que recuerda al final de la cinta que lo llevó al estrellato.

Coco.jpg

“Siempre me dice que debo perseguir mis sueños, cumplirlos, pero siendo humilde y sin perder el piso”, contó a los medios mexicanos sobre su abuela, que lo inspiró a seguir su vocación. De nuevo, otro paralelismo con la inspiradora historia de Miguel.

Con ese consejo en mente comenzó a estudiar canto, perfeccionarse y participar en eventos musicales hasta llegar a presentarse en La Voz Kids de su país. Aunque fue descalificado al llegar a la segunda etapa, eso no frenó su deseo de seguir sus sueños y, gracias al video “¡Callen a ese perro!”, el Gallito de Oro, como apodaron a Luis, llegó a los oídos de Pixar.

Embed

Aunque al principio el chico no sabía si aceptar la propuesta por miedo a descuidar sus estudios, finalmente decidió seguir ese camino y hoy le dio la oportunidad de hacer giras por todo su país y volverse reconocido a nivel mundial por su dulce voz.

En una película llena de emoción, ternura y tradición, Luis se convirtió en la pieza que faltaba a los creadores de Coco para crear el éxito de taquilla que triunfó en los Oscars.

En esta nota