Lionel Messi abrió la cuenta para que Argentina sueñe con la clasificación a octavos de final en el Mundial. Y luego del gran gol para la ventaja por 1 a 0 a Nigeria lo celebró con un clásico festejo de señalar al cielo. Una modalidad que repite y que tiene su historia.

La destinataria de esa celebración no es otra persona que su abuela Celia Oliveira Cuccittini, quien falleció hace ya varios años, pero que nunca deja de estar presente en el recuerdo de Lionel Messi, su orgulloso nieto. Todos y cada uno de sus goles son para ella.

Pocos goles de los dedicados a su abuela tuvieron la importancia del que puede valer una clasificación para los cruces definitorios. Argentina espera que Celia reciba muchos festejos más hasta la final del Mundial.

Embed

Precisamente el '10' argentino pisó un terreno de juego por primera vez gracias a su abuela, que se llegó a encarar con uno de los entrenadores justo antes de su primera exhibición cuando tenía cuatro años.

"Mi abuela le decía 'ponelo'. Y le decían 'no, no, que está muy chiquitito'. 'Ponelo, que te va a salvar el partido', le decía. Empezaron a discutir. Cambiaron un par de palabras y me puso. Al final hice dos goles ese partido", contaba entre risas Messi

En esta nota