La gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, se desmarcó del armado del llamado "peronismo alternativo" y estrechó vínculos con La Cámpora, organización con la que acordó trabajar en su proyecto de reelección.

Bertone elogió recientemente a los cuatro "fundadores" del espacio del peronismo no kirchnerista (Urtubey, Schiaretti, Pichetto y Bertone) pero pidió la unidad con sectores kirchneristas.

Según pudo averiguar NA, la mandataria fueguina estaba en conversaciones con el espacio del Peronismo Federal que integran, además de Massa, el jefe del bloque de senadores del PJ, Miguel Pichetto, y los gobernadores Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba), quienes días atrás protagonizaron una foto de lanzamiento.

Luego de ese acto de bautismo del espacio peronista "Alternativa Nacional", Massa reconoció que fue un "error" no haber sentado en esa mesa a mujer alguna, y en particular a Bertone, de quien aseguró que formaba parte del nuevo colectivo de dirigentes del PJ antikirchnerista.

Embed

Sin embargo, en cuestión de horas la gobernadora se corrió de ese espacio e intensificó el diálogo con las principales espadas de La Cámpora de su provincia para congeniar una estrategia electoral en común.

En ese tren, eligió como socios al intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, y al diputado nacional del FpV Martín Pérez, ambos de La Cámpora, y con línea directa a Máximo Kirchner.

A nivel nacional, Bertone se inclinó por seguir el juego del PJ nacional y del kirchnerismo, y desde su provincia lanzó una campaña por un "Frente Nacional Peronista" que incluya a todos los sectores "para frenar a Macri" y "dejando las diferencias personales de lado".