A pesar de que la Constitución Nacional lo obliga, el Gobierno intentará evitar que el acuerdo con el FMI pase por el Congreso. El presidente del Senado, Federico Pinedo, admitió que esa será su estrategia.

“Está expresamente previsto en las leyes argentinas que esta es una negociación que corresponde al Presidente de la Nación”, dijo Pinedo en una entrevista con Reuters. “No necesita ir al Congreso”, opinó.

La oposición, sin embargo, le exigió al Gobierno que envíe al Legislativo la propuesta que anunció el presidente, Mauricio Macri, para buscar ayuda al FMI, tal como impone la carta magna.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se reunió la semana pasada con la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, para iniciar la negociación de un acuerdo “stand-by” de alto acceso, un tipo de financiación que podría requerir más condiciones y reformas ortodoxas que otras opciones.

La negociación debería durar unas seis semanas, pero ambas partes dijeron que buscarán cerrar el acuerdo lo antes posible.

LEER MÁS: Macri no puede pedir un préstamo al FMI sin acuerdo con el Congreso

Embed

En esta nota