El jefe de Gabinete Marcos Peña se refirió a las reformas impulsados por el Gobierno y no descartó que las medidas dispuestas en los proyectos de reforma laboral y de la reforma política sean aprobadas mediante "varias leyes".

En diálogo con radio Mitre, Peña manifestó que "no es de vida o muerte que sea una sola ley o varias leyes", al tiempo que remarcó que "van a haber modificaciones normativas que el Congreso definirá".

En ese sentido, el jefe de Gabinete explicó que la reforma laboral puede dividirse en "varias leyes" e hizo hincapié en la necesidad de impulsar la reforma laboral: "lo que no podemos aceptar es que no haya cambios en un sistema laboral injusto y obsoleto".

El Gobierno había consensuado con la CGT el blanqueo laboral y el fomento de pasantías, a las que denominó "prácticas formativas". Sin embargo, en el proyecto que presentó al Congreso incluyó modificaciones a la ley de Contrato de Trabajo como la reducción de las indemnizaciones y el cambio del concepto de "trabajo" que ponía en pie de igualdad a patrones y empleados.

En la misma línea se refirió sobre la reforma política, que en 2016 obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados. Sobre este punto, Peña recordó que la ley de paridad de género se aprobó de forma separada.

Sin embargo, lo que Peña no recordó es que la paridad de género se aprobó por impulso de diputadas de la oposición, que colaron el tema en una sesión donde se tocaban otros temas y finalmente fue aprobado, pese al rechazo de parte del interbloque Cambiemos. El oficialismo quería usar la paridad como moneda de cambio para aprobar la reforma política y así implementar el cuestionado voto electrónico.