Un informe del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 11 de Claudio Bonadio dejó entrever la maniobra que utilizará para dejar afuera de la investigación por los cuadernos a Macri y empresarios cercanos.

En el escrito publicado por el Centro de Información Judicial, el juez especificó que quiere delimitar el período "entre los años 2008 y 2015", una fecha que no es azarosa, ya que evita involucrar a la familia Macri, que vendió un año antes la empresa IECSA a Ángelo Calcaterra.

Por otro lado, testimonios claves de Uberti y Wagner, quedarían también afuera de la megacausa. El ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción había mencionado a varias empresas que entregaron coimas y sus declaraciones podrían salpicar incluso a la familia del Presidente.

Esta decisión además pone en dudas el valor que tendrá ahora la declaración de Claudio Uberti, el ex funcionario hasta 2007 que fue aceptado como arrepentido, en la que cont{o con mucho detalle un circuito de coimas entre empresarios previos al escándalo de Antonini Wilson que lo sacaría del Gobierno ese mismo año. Esta maniobra ayudaría a Paolo Rocca, CEO de Techint, en su situación judicial, siendo el único dueño de una empresa involucrada en el pago de coimas que no fue citado a declarar.