La esposa del periodista de América Luis Majul declaró en la causa que investiga el origen de los fondos que le robaron a Gabriela Michetti y terminó complicando la situación judicial de la vice y de su polémica Fundación.

María Conte Grand se presentó ante el Juzgado de Ariel Lijo el pasado 13 de octubre, y en su declaración testimonial-que había sido solicitada por la propia defensa de Michetti- afirmó haber trabajado junto a la vicepresidenta desde 2007 hasta hace febrero de 2016 "en los diversos lugares por donde ella fue teniendo sus obligaciones".

"El vínculo con Gabriela se origina en 1997 que nos conocimos por nuestros maridos, el de ella Eduardo Cura en ese momento y Luis Majul que hasta la fecha sigue siendo el mío", explicó sobre los comienzos de su relación con Michetti y su posterior vínculo laboral en el Senado, donde percibía un sueldo categoría 2.

Tras ello, Conte Grand admitió haber ocupado el cargo de tesorera en la Fundación SUMA que preside la vice hasta el año "2013 o 2014" aunque también afirmó que "nunca" ejerció "efectivamente" ese cargo, pese a que la Fundación comenzó a funcionar en el año 2008: "Respecto de mis Funciones, hubiese tenido las funciones de Tesorera pero nunca lo ejercí efectivamente ese cargo más que para firmar esos balances en cero que demostraban que no se había efectivamente trabajado en la Fundación", explicó.

"Nunca ejercí efectivamente el cargo de Tesorero más que para firmar esos balances en cero", detalló la esposa de Majul ante el Juzgado.

Al ser consultada sobre por la persona que debía entregar los balances de SUMA ante la Inspección General de Justicia (IGJ), la ex tesorera de la organización afirmó: "No recuerdo quién debía presentar los estados contables ante la IGJ ni si se presentaron. Yo en ese momento tenía bastante trabajo con Gabi como para estar en esos detalles".

Además, Conte Grand admitió haber realizado donaciones para SUMA en 2014 y 2015 en tres oportunidad: dos de ella a través de la página web de la Fundación y la última, al igual que en todos los casos que declararon hasta ahora en el Juzgado, en efectivo: "El aporte que hice fue de diez mil pesos en efectivo, se los entregué a un compañero de trabajo que era el que se encargaba de juntarlo", detalló Conte Grand.

En este sentido, y al igual que en el resto de los casos, la esposa de Majul también admitió que desde la Fundación no le entregaron recibo alguno por su generoso aporte: "Me dijeron que el recibo me lo iban a entregar después de la gala pero eso no sucedió por el robo en la casa de Gabriela; esto es, porque nunca ingresó efectivamente ese dinero a la Fundación SUMA", concluyó.

Por último, Conte Grand también confesó haber participado en la organización de la ya polémica gala de fin de año de la fundación de Michetti, aunque al ser consultada por las contratacions, la forma de pago y los comprobantes de las operaciones manifestó que se trata de un evento "muy complejo" y que "son muchos los proveedores que se contratan", por lo que concluyó: "No tengo mayores precisiones de las contrataciones que se hicieron pero sé que son muchas".