Desde la asociación Industriales Pymes Argentinos advirtieron sobre la difícil situación que atraviesan las pequeñas y medianas empresas por los tarifazos que dispuso el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

A través de un comunicado, alertaron que las empresas podrían "reducir su personal para hacer frente al pago del servicio eléctrico".

“En el IPA estamos recibiendo una gran cantidad de casos en donde la falta de energía eléctrica generó descalabros en las finanzas de las empresas, que perdieron producciones, no pudieron cumplir con compromisos de ventas, y que además debieron hacerle frente a los aumentos que en el término de dos años superaron el 800 por ciento”, detallaron en el documento.

LEÉ MÁS: Las Pymes rechazan el tratado de libre comercio con la Unión Europea

Frente a la difícil situación, el titular del IPA, Daniel Rosato, le exigió a las empresas distribuidoras de energía eléctrica "congelar las tarifas hasta que realicen las inversiones” necesarias y éstas “tengan los resultados que se correspondan con los aumentos interpuestos hasta la actualidad, para que las fábricas puedan funcionar porque la energía más cara es la que se paga y llega de manera deficiente o directamente no llega”.

Según el informe técnico, la demanda residencial a nivel nacional cayó un 2,3 por ciento interanual y se registraron aumentos del 63 por ciento en la cantidad de usuarios afectados por deficiencias en el servicio eléctrico.

"La ausencia de inversiones por parte de las distribuidoras en las redes de baja y media tensión proveyeron servicio deficiente o directamente dejaron sin energía eléctrica a las Pymes", apuntaron en el escrito.

LEÉ MÁS: Las pymes, en estado de alerta por el tratado de libre comercio Mercosur-UE

Asimismo, la asociación contó el caso de Nicolás Santos que es dueño de una pyme electrointensiva que produce hilados sintéticos de nylon y consume 2,5 megavatios de electricidad. La fábrica sufrió en enero 32 cortes en su producción por fallas en la energía, que le provocaron pérdidas cuantiosas porque su fábrica es de funcionamiento continuo.

“Tuvimos siete cortes totales y 25 caídas de tensión eléctrica. Cada vez que sucedió uno de los 32 episodios, se generaron desperdicios de la materia prima. Esas pérdidas no tienen reintegro de parte de nadie, son todos costos que salen del bolsillo de la empresa y no son a favor de nadie”, criticó duramente el empresario.

En esta nota