A pesar del fuerte ajuste que impulsa el presidente, Mauricio Macri, los intereses de deuda complican el equilibrio fiscal que propone el Gobierno para cumplir con las condiciones del préstamo del FMI.

Uno de los objetivos para conseguir que el Fondo adelante el segundo reembolso del préstamo acordado en junio es que en 2019 el déficit fiscal llegue a cero. Para lograrlo, el Gobierno volverá a implementar retenciones a productos agropecuarios, achicará la inversión pública y recortará aún más los subsidios a los servicios públicos. Sin embargo, el aumento de los intereses por toma de deuda externa hará que el Estado tenga que pagar grandes sumas que dificultan el equilibrio fiscal.

El Índice de Equilibrio Fiscal (IEF) elaborado por el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano retrocedió en julio un 7,2%, en comparación con el mismo mes del año pasado, aunque mejoró un 10,6% respecto de junio.

"Se verificó un nuevo avance en los pagos de intereses de la deuda pública, cuya magnitud representó en julio pasado un 77% del déficit fiscal. También crecieron los gastos de capital, principalmente en el rubro del transporte", señaló Víctor Beker, director del CENE.

LEER MÁS: Nicolás Dujovne reconoció que Argentina está en recesión

En esta nota