Tras el escándalo por la guía “Fuerza pública en la escuela”, el Defensor General de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Corti, se reunió con las rectoras y padres de estudiantes de colegios porteños para disipar las inquietudes respecto a la guía informativa que explicaba "cómo actuar cuando una fuerza de seguridad solicita información o 'retirar' a un alumno del establecimiento".

El cuadernillo, no obstante, fue retirado de circulación por “no reflejar la posición que tiene la institución respecto de la intervención de las fuerzas de seguridad en establecimientos educativos”.

Durante el encuentro, se hizo hincapié en la necesidad de seguir trabajando de manera integrada entre el Ministerio Público de la Defensa (MPD) y la comunidad educativa.

LEÉ MÁS: Escándalo: la Ciudad distribuyó una guía para detener estudiantes

Además, se abordó la intervención del MPD en la defensa de los estudiantes y la asistencia brindada al colectivo de padres en el amparo contra los instructivos y protocolos del Ministerio de Educación porteño, para los casos de tomas de escuelas.

Asimismo, Corti insistió en la condena “a cualquier forma de intervención de las fuerzas de seguridad en las escuelas, por resultar contraria al derecho internacional de derechos humanos de los niños, niñas y adolescente y manifestó su rechazo a toda forma de violencia institucional”.

La guía, en tanto, establecía que las autoridades de la escuela no deberán interferir con el accionar de las fuerzas de seguridad, procurando siempre: preservar la integridad de la persona detenida, tomar nota del juzgado interviniente, dar aviso al abogado escolar, defensa particular o Defensoría Pública, tomar nota del lugar al que será trasladado el estudiante, anotar datos de la fuerza de seguridad interviniente, informar a los familiares en forma inmediata y verificar que el traslado sea realizado por personal femenino de la fuerza de seguridad.