El 18 de diciembre, la Corte Suprema de Justicia debatirá el "caso Blanco", el pedido de un jubilado que solicitó que la actualización de sus haberes se realice con la fórmula previa a la reglamentada con la Reparación Histórica sancionada en 2016.

Si los jueces supremos fallan a favor del demandante, la decisión beneficiaría a las 150.000 personas que reclaman su derecho a no perder poder adquisitivo.

La decisión se aplicará sobre el primer recorte a los jubilados de la Era de Mauricio Macri, sancionado en 2016 y no el último, del año pasado. Por eso, en caso de ser favorable al demandante, el beneficio, que alcanzaría a sólo 150 mil personas, no sería costoso para la ANSES y podría beneficiar a Mauricio Macri, en caso de que la Corte Suprema falle favorablemente y el Gobierno acate la decisión.

LEER MÁS: El FMI apoyó el desguace del fondo de los jubilados

La batalla grande de los jubilados aún no tiene fecha y está encarnada en el amparo presentado por el jubilado y abogado previsional Miguel Fernández Pastor, que pidió la inconstitucionalidad del recorte jubilatorio de 2017.

Embed

En esta nota