En un fallo unánime, los jueces Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Ricardo Lorennzetti determinaron que aquellas personas que obtuvieron cargos de jueces, fiscales y empleados del Poder Judicial a partir del 1 de enero de 2017 pagarán el Impuesto a las Ganancias.

De esa forma, el máximo tribunal de Justicia rechazó una medida cautelar impulsada por la Asociación de Magistrados y dio lugar a una ley aprobada por el Congreso en 2016, que determinó que los jueces y empleados del Poder Judicial que ganen más que el mínimo no imponible debían tributar.

La disposición no sólo alcanza a quiénes hayan ingresado a la Justicia a partir de Enero de 2017, sino también a aquellas personas que obtengan un ascenso a partir de esa fecha.

"Corresponde dejar sin efecto la medida cautelar dictada, pues el pronunciamiento recurrido carece de fundamentación suficiente y lo decidido tiene relación directa e inmediata con las cuestiones constitucionales invocadas", reza el fallo.

Por otro lado, está en plena discusión con el Gobierno la posibilidad de que se aumenten los sueldos de judiciales a raíz de la implementación del impuesto. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, le informó a los integrantes de la Corte que no girarán fondos para los aumentos de diciembre.

"Puede concluirse sin dificultad que no existen razones suficientes para adoptar una decisión cautelar de tal gravedad que exima del cumplimiento de lo ordenado por la ley a los sujetos representados por la actora", concluye el fallo.