En el marco del escrache que sufrió Susana Giménez en la entrada de la ceremonia de los Martín Fierro 2018, la famosa conductora le confesó a la prensa: "Sí, soy gorila".

Frente al hotel Alvear Icon, ubicado en el barrio de Puerto Madero, un grupo de manifestantes le gritó a la famosa presentadora por su vínculo con el gobierno de Mauricio Macri, en el marco del fuerte ajuste en los medios de comunicación.

Trabajadores de la Televisión Pública, Télam, Radio del Plata, Radio América se reunieron en el lugar para denunciar los despidos sufridos en el área. Fue allí cuando se cruzaron con Giménez.

Embed

"Me dio no se qué ver a la gente manifestando en la puerta. Yo empecé en Canal 7, donde hice mi primer programa y no me gusta verlos así. No se si estarán los mismos de hace treinta años atrás, pero conozco a mucha gente y los amé cuando estuve ahí", expresó la estrella macrista.

Y concluyó: "A mí me gritaron 'Gorila'. Y puede ser que sea sí, porque no soy peronista y si eso significa ser gorila, entonces soy gorila. No lo tomo como un insulto porque amo a los monos".

En esta nota