Maximiliano, el joven al que la policía le confiscó los sánguches de salame que vendía en el barrio de Once para poder sobrevivir, confesó que luego de que el caso se hiciera público lo llamaron mujeres y hombres para "pasar la noche".

"Me escribieron chicas e incluso un hombre me ofreció dinero para pasar una noche con él. No imaginé jamás que se podía viralizar así y menos que llegaría a estos terrenos", sostuvo Maximiliano en una entrevista con Infobae.

El joven además comentó que le ofrecieron depositarle dinero en una cuenta bancaria, pero que no aceptó. Sostuvo que sólo está dispuesto a vender sus sánguches.

Luego de lo detuvieran, el joven logró tanta repercusión que ahora tiene en su WhatsApp1500 mensajes sin leer.

LEER MÁS: El ataque de los trolls del macrismo contra el vendedor de sánguches