El presidente Mauricio Macri confesó que está agotado tras dos días de trabajo por la organización de la cumbre G20 que llevó a la movilización de 22 mil efectivos de seguridad para reguardar la integridad de los presidentes que arribaron a la Argentina.

"Pensé que no llegábamos más a la última, son dos días que, vengo muerto, muerto", afirmó Macri en una conferencia de prensa que dio por el cierre de la cumbre.

Embed

El comentario de Macri generó risas entre los funcionarios de Cambiemos que estaban presentes en la sala.

En esta nota