El dólar volvió a dispararse esta mañana y en los bancos privado superó el límite de los 30 pesos. El portal de noticias afín a Cambiemos intentó despegar al Gobierno de esta nueva suba y le atribuyó toda la responsabilidad a un tuit de Donald Trump.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario estadounidense anunció que duplicará las tarifas que impone su país a las importaciones de acero y aluminio provenientes de Turquía.

Embed

"¡Acabo de autorizar una duplicación de tarifas en acero y aluminio con respecto a Turquía, mientras su moneda, la lira turca, se desliza rápidamente hacia abajo contra nuestro dólar muy fuerte! El (arancel de) aluminio ahora será el 20% y el (del) acero 50%. ¡Nuestras relaciones con Turquía no son buenas en este momento!", escribió Trump en Twitter.

Eso provocó el derrumbe de la lira turca y el tuit de Trump que le sumó velocidad a esa caída. Esos dos factores, son parte de un cúmulo de factores que hoy explican un salto de casi 90 centavos para el dólar en la City porteña, señaló el El Cronista en una nota de Matías Barbería

No obstante, Argentina no puede culpar de todos sus males ni al mundo ni a un tuit. La realidad es que los inversores están desarmando posiciones en bonos, acciones y monedas de los países a los que consideran más frágiles. Y ahí entran los méritos propios.

Así es como el peso argentino ya perdió un tercio de su valor en el año y la turbulencia generada afuera pero potenciada por las debilidades locales, no desaparece del todo. Con ello las expectativas de inflación para este año rozan ya el 32% y el salario real se resiente. Y el salario en dólares, lógicamente, también.

El primer impacto de la suba del dólar, ya se refleja en el aumento de las naftas. YPF anunció que su nafta premium ya alcanza los $ 40, en Córdoba, Neuquén y Santa Fe.