Las casualidades a veces incomodan y eso le tocó pasar este fin de semana al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que decidió "celebrar Siria" un día después de que su capital, Damasco, fuera bombardeada por los Estados Unidos.

"Como ya es costumbre, se ofrecerá una gran variedad de artesanías y platos típicos de Siria. Entre las comidas características de la colectividad se destacan el shawarma, las sfihas, el falafel, el hummus (o puré de garbanzos), o los irresistibles niños envueltos en hoja de parra. Para quienes gusten los dulces, habrá baklawa, nammura, mammul y eristeloz", aseguraba la página de la gobernación.

Paradójicamente, el evento fue retrasado el 10 de abril, cuatro días antes, para el domingo 15, sin saber que un día antes el país oriental sufriría una brutal avanzada por parte de Donald Trump.

Embed

Ya para el sábado, con las malas noticias, la Subsecretaría de Derechos Humanos porteña decidió suspender el evento.

En esta nota