Concluyó con un escándalo la presentación del ministro de Finanzas, Luis Caputo, ante la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior de la Nación. La sesión debió ser levantada en medio de fuertes acusaciones.

La diputada del Frente para la Victoria, Gabriela Cerruti, denunció que un funcionario le acercó el papel con un mensaje que ella atributó a Caputo. Según mostró la legisladora, el mensaje que estaba escrito decía: "Mis hijas tienen 11 y 13 años. No seas tan mala" y estaba acompañado de un emoticono.

Embed

“¿Por qué a Cerruti? ¿Por qué es mujer?”, se preguntó Víctor Hugo Morales en la columna que a diario realiza para El Destape. El hecho motivó la reacción de parte de diputados del FpV que reclamaban a los gritos hacer uso de la palabra, lo que motivó al presidente de la comisión, el peronista José Mayans, a levantar la audiencia "por desorden".

Según analizó Víctor Hugo, “Caputo actuó improcedentemente y aprovechó las circunstancias para irse. Aunque debe dar cuentas de por qué sigue ganando tanto dinero a través de las empresas que siguen siendo de él y que compran un bono a 100 años que él mismo emite como funcionario. Les dicen conflicto de intereses pero son dislates inaceptables de quienes se llevan todo por delante y actúan delincuencialmente. Y provocó un acto de indignación porque de responsabilidad no puede ofrecer”.

LEER MÁS: Sincericidio: Caputo reconoció ser testaferro de una offshore

En esta nota