En medio de la crisis económica y fuerte pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, los titulares de la CGT, cámaras empresarias y el Gobierno acordaron dos bonos para fin de año y la necesidad de establecer un paso intermedio extra a la hora de iniciar el despido de trabajadores en el sector privado.

Tras la reunión, Héctor Daer y Carlos Acuña, el binomio que conduce la central obrera, comunicó el acuerdo alcanzado con el Gobierno y empresarios del sector industrial, del comercio y la construcción. Según explicó Daer, se arribó a la "necesidad de acompañar con sumas de dinero en noviembre y en enero", ya que en diciembre los trabajadores en relación de dependencia cuentan con el aguinaldo.

Para ello, "a través de un acto administrativo del Poder Ejectuvo", se acordó el pago de "una suma mínima de 5000 pesos pagados en dos veces, una en noviembre y otra en enero", informó Daer a la prensa.

LEER MÁS: Un gremialista pidió evitar el paro de la CGT

El titular del gremio de Sanidad también aseguró que en el encuentro se acordó que, por medio de una "resolución administrativa, todos los despidos incausados (...) tienen que tener un paso previo por la Secretaría de Trabajo y ahí discutirá activamente con el sindicato y participación activa del Estado" el por qué del ajuste y la metodología. Esta instancia sólo estará vigente hasta marzo del 2019.

En tanto, Carlos Acuña adelantó que el jueves se reunirá el Consejo Directivo de la CGT para determinar los pasos a seguir luego de conocer la "letra chica" del acuerdo pero resaltó que "hoy se sentaron y reconocieron la realidad" de crisis.

Pese a ello, Daer advirtió que "el paro no está declarado" sino que las negociaciones comenzaron ante la amenaza de una posible medida de fuerza. Sin embargo, aclaró que el cese de actividades "es una de las posibilidades que existe si no hay posibilidad de llegar a un acuerdo para paliar esta crisis".

Respecto a los jubilados, fue el único punto no resuelto en la reunión, "producto de que no es un tema discutible con los empresarios como contraparte", por lo que el Gobierno lo analizará para un próximo encuentro. La demanda de la central obrera tendió a minimizar el impacto de la inflación en los haberes de los jubilados.

Embed