La CGT convocó a un paro nacional que tendrá lugar el próximo 25 de septiembre, en reclamo por mejoras en la situación económica y contra el ajuste del Gobierno.

Luego del cimbronazo que significó la salida del moyanismo de la conducción de la central sindical, hubo dudas respecto de la posibilidad de que la central sindical impulsara una nueva medida de fuerza. La última había sido el pasado 24 de junio.

Las paritarias, muchas de las cuales se pactaron inicialmente en un 15%, quedaron desactualizadas ante una inflación que ya se preveía que sería más alta pero que en los últimos meses rompió hasta los pronósticos más optimistas.

Embed

La corrida cambiaria disparó la inflación y con esto se acentuó la recesión. Ante esto, el Gobierno nacional acudió al FMI, que reclamó un fuerte ajuste fiscal, lo cual ataca aun más los bolsillos de los argentinos.

En este contexto, dialoguistas y combativos coincidieron que lo mejor es ir a un paro por 24 horas sin movilización para el próximo martes 25 de septiembre.

Sería el 44º paro general que lleva adelante la CGT desde la vuelta a la democracia. A su vez, es el cuarto desde que Mauricio Macri llegó a la Presidencia y tras un primer momento de buen diálogo entre la central sindical y la Casa Rosada, pese a las medidas de ajuste.

Embed