El día viernes 16 de abril de este año, estallaron las redes sociales a raíz de la viralización de un video casero, en el cual aparecía la Dra. Claudia Noemí Güemes maltratando a una niña de 5 años producto de su reticencia a cumplir con el régimen de comunicación con su progenitora. Cabe destacar que ni los asesores de incapaces ni los abogados del progenitor estaban notificados.

El lunes 19, es decir tres días después, el Asesor de Incapaces N° 1° de Salta, Marcelo Fernández Esteban y la Asesora Flores Larsen, a pesar de desconocer el paradero, presentaron un amparo solamente para que se borre el video de los medios. Contra la Jueza desde la asesoría de incapaces ninguna medida se pidió. La violencia ejercida sobre la niña pareció no importarle demasiado a los Asesores de Incapaces, según lo indican los abogados. El día 20 de marzo, es decir a los días de ocurrido el hecho, obtuvieron un fallo favorable. Como el video expone a la Jueza, actuaron con una celeridad inaudita, conforme lo expresan los abogados intervinientes, en este sentido afirman que “utilizan el superior interés de la niña para lavar la imagen de la jueza”.

Hoy ese recurso de amparo ya tuvo un pronunciamiento de la Corte de Justicia de Salta, que, si bien se declaró incompetente, el hecho es que ellos fueron escuchados.

La denuncia radicada por el papá de la niña en contra de la Jueza Güemes por los delitos de COACCIÓN AGRAVADA, PREVARICATO E INCUMPLIMIENTO DE LOS DEBERES DE FUNCIONARIO PÚBLICO a raíz del CONTENIDO DEL VIDEO, presentada a fines de marzo de 2018, todavía duerme en el despacho del fiscal Dr. Justo Antonio Vaca, razón por la cual se presentó un pronto despacho bajo apercibimiento de denunciar al mismo ante el Procurador de la provincia por retardo de justicia.

En síntesis, mientras el pedido para quitar el video ya llegó a la Corte de Justicia de Salta, la denuncia contra la magistrada se encuentra trabada maliciosamente por la justicia. No molesta el maltrato infantil al parecer, lo único que les molesta es que se sepa.

Afirma una de las abogadas que “si uno se fija en las redes sociales de la Dra. Claudia Güemes y el de la Dra. Tatiana Dip, quien fuera la jueza de menores que ordenó borrar los videos de la Dra. Güemes, fácilmente advierte las interacciones que hay entre las mismas, me es muy difícil pensar que no hay connivencia entre los operadores judiciales”.