La fuerte inestabilidad económica avanza y, en el camino, ya no sólo se lleva puestos a los comercios y PyMEs más chicos sino, también, a los grandes: la cadena de heladerías Pérsicco, una de las más importantes de la Ciudad de Buenos Aires y la costa Atlántica, solicitó la apertura de un concurso preventivo de crisis.

La decisión de la empresa General Sweet, la razón social de la marca de heladerías, fue tomada luego de que en abril se declaró en cesación de pagos en medio de la feroz recesión que afecta a la economía del país.

Pérsicco, que en total cuenta con 12 locales, está a cargo del empresario Gustavo Marcos Balabanian, que lidera los grupos financieros Tutelar y Paraná Seguros, y es parte de la Comisión Directiva de River Plate.

Fue fundada en 2003 por Juan Martín Guarracino y Federico Aversa, los ex dueños de Freddo, otra empresa de helados que también sufre las consecuencias de la crisis: en septiembre cerró la planta productora que tenía en Balvanera y ahora producirá sólo en Rosario. Mientras que planean convertir sus locales en franquicias y tercerizar la producción, la promesa para los empleados fue garantizar su reinserción en los nuevos locales.

Además de Pérsicco, recientemente la empresa 3 Arroyos también pidió que se le abra un concurso preventivo de crisis. Desde hace varios meses no pagan el sueldo de sus empleadas y empleados debido a que tienen una deuda de casi 500 millones de pesos, y los dueños decidieron frenar la producción bajo el argumento de tener problemas económicos y financieros.

En esta nota