La incertidumbre y las sospechas sobre el caso de Santiago Maldonado no hacen más que aumentar. La abogada de la familia, Verónica Heredia, insistió en que la autopsia realizada en el cuerpo el joven de 28 años "no dice ni cuándo ni cómo ni dónde murió", y reiteró que "la principal fuerza sospechada es la Gendarmería".

"En cuanto a la autopsia, quiero que quede claro que la autopsia no dice ni cuándo, ni cómo ni dónde murió Santiago. Esto es así y por eso, después, los integrantes de la morgue de la Corte Suprema de Justicia nos informaron el 24 de noviembre el resultado de la autopsia", sostuvo la letrada en diálogo con Radio Sur.

En este sentido, detalló las vacías explicaciones que los investigadores dieron a la familia: “Nos dijeron, concretamente: Si ustedes nos preguntan si Santiago falleció y se ahogó el primero de agosto, nosotros no les podemos responder. Si nos preguntan si Santiago se ahogó en ese lugar, tampoco les podemos responder”.

Por esto, a más de ocho meses de la muerte del artesano durante una dura represión de la Gendarmería en Chubut, Heredia ratificó que sigue “sosteniendo la desaparición forzada seguida de muerte”, ya que "es la mayor de las hipótesis de lo que sucedió y en el caso de que no haya sido desaparición forzada seguida de muerte, lo tiene que explicar el Estado y decirnos qué fue".

Para sostener esto, se remitió a las “pruebas y datos que figuran en el expediente, suministrados por la propia Gendarmería” en los que se demuestra que la fuerza armada”ingresó a los tiros, tirando piedras también”, y que corrió “a Santiago y a otro grupo de personas que se encontraba allí, les siguió disparando”, y, según testigos, les tiraban “piedras a las personas que estaban a la vera del río” cuando se lo vio a Santiago por última vez.

Con el estado actual de la causa, la familia insistirá con esa postura “hasta que el Estado no nos diga qué pasó con Santiago el primero de agosto a las 11 de la mañana cuando ingresó violentamente gendarmería al Pu Lof en Resistencia de Cushamen, que fue la última vez que se vio con vida a Santiago, corriendo de los disparos de Gendarmería".

Además, advirtió incongruencias en la investigación y el hallazgo del cadáver ya que ese 17 de octubre “se encuentra el cuerpo sin vida de Santiago flotando en la orilla del río, en un lugar que” Heredia estuvo y “el cuerpo de Santiago no estaba la semana anterior”.

Según la abogada, "no hay nada en la causa que nos corrobore que Santiago no fue privado de su libertad, que Santiago perdió la vida en ese mismo momento y en ese mismo lugar, cuando además todas las otras pruebas nos están diciendo otra cosa”, por lo que mantuvo la teoría de que el cuerpo fue plantado. Esto se suma a los testimonios “parciales” y las “contradicciones” en la investigación.

LEÉ MÁS: MACRI NO SE ARREPIENTE DE NO SABER CUÁNTO COBRA UN JUBILADO NI EL NÚMERO DE DESAPARECIDOS