Juan Bautista Mahiques es el candidato del PRO para ser el nuevo jefe de los fiscales de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de un apellido que no es nuevo en la Justicia, sino que se trata de una familia cuya carrera creció de forma exponencial desde que Mauricio Macri asumió la presidencia. Los Mahiques ocupan espacios claves del Poder Judicial, tienen vínculos estrechos con el operador Daniel “Tano” Angelici y los servicios de inteligencia y participan del festival de acomodos de familiares y amigos.

En la postulación, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires manifestó que la candidatura "es una muestra de reconocimiento a la destacada labor de Mahiques en su carácter de representante del Poder Ejecutivo Nacional ante el Consejo de la Magistratura de la Nación, y de Subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial, Asuntos Penitenciarios y Relaciones con la Comunidad Académica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación". Además, resaltó "sus cualidades de liderazgo y gestión" que "resultarán determinantes para encarar los enormes desafíos que aguardan a la Fiscalía General". Fuentes del oficialismo en la Legislatura porteña aseguraron a El Destape que analizarán la postulación de Mahiques como cualquier otra, sea oficialista u opositora, así como la validez de las impugnaciones planteadas contra su figura.

Sin embargo, hubo críticas al nombramiento de Mahiques en este nuevo cargo clave las cuales van desde su falta de independencia partidaria a rechazos por su escasa de formación, experiencia y capacitación como para desempeñar el cargo en cuestión. También hay voces que reclaman por cuestiones de género.

Embed

UN CARGO INDEPENDIENTE, PERO DEPENDIENTE

La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, en su artículo 2, se especifica que el Fiscal General porteño deberá ejercer “sus funciones específicas de modo objetivo con estricta observancia de la legalidad general (…) sin sujeción a directivas, instrucciones ni condiciones que se impartan o establezcan por sujetos ajenos a su estructura” ya que – según el artículo 3 - “debe ejercer la defensa del interés social de modo parcial, observando los principios de legalidad y unidad de actuación, con plena independencia funcional respecto de los poderes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”. Con la postulación de Mahiques esto queda en el olvido. Su derrotero como funcionario macrista lo delata.

Embed

El 14 de diciembre de 2015 Mahiques fue designado como Subsecretario de Asuntos Penitenciarios y Relaciones con el Poder Judicial del Ministerio de Justicia. Además, en esos primeros días de la era Macri, fue designado como representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, desde donde impulsó toda clase de atropellos judiciales PRO. El último, la denuncia contra Alejo Ramos Padilla, quien lleva adelante la investigación de una red de espionaje ilegal en la cuál hay cada vez más vínculos con el Gobierno. Mahiques tiene un tercer cargo cambiemita: fue designado como Suplente del Tribunal de Enjuiciamiento del Ministerio Público Fiscal de la Nación.

Con estos antecedentes Mahiques fue propuesto como jefe de los fiscales porteños para reemplazar a Martín Ocampo, también ex Ministro de Justicia de la ciudad, que debió renunciar tras el escandaloso partido entre River y Boca por la Copa Libertadores 2018. Ocampo “es un hombre de confianza de Daniel Angelici, al igual que su reemplazante, Mahiques, quien es una de las principales espadas del macrismo en la Justicia, apadrinado por el actual presidente de Boca”, manifestó la abogada Gabriela Carpineti en su impugnación a la designación.

UN CURRÍCULUM QUE LO DEJA EN OFF SIDE

Cuando se conoció la propuesta de Mahiques para ser el jefe de los fiscales porteños las impugnaciones no se hicieron esperar. Su falta de formación académica, de perspectiva género, de distinciones recibidas o escritos presentados vinculados a la función para la cual fue propuesto, encabezan la lista de falencias observadas en su currículum.

Andrea Conde, legisladora porteña por Unidad Ciudadana, remarcó a El Destapeque “desde que se creó la Fiscalía General, los titulares siempre fueron varones y nos parece importante que la designación sea para una Fiscala que tenga perspectiva de género” porque es, haciendo una analogía con el periodismo, quien baja la línea editorial al resto de los fiscales y “ha habido fallos vergonzosos” en denuncias por violencia de género.

“En la Ciudad, la Constitución es pionera en materia de género y tiene un capítulo entero sobre el tema, por lo que debería garantizar la igualdad de oportunidades”, remarcó la legisladora y advirtió: “Mahiques no tiene ninguna formación ni antecedentes en materia de género”.

LEER MÁS: El Gobierno presentó una denuncia para destituir a Ramos Padilla

Otro tema fuerte contra su candidatura es su falta de “ética pública”. El Centro de Estudios Sociales y Legales (CELS) planteó que “una de sus primeras actividades fue contratar a familiares directos, quienes ocupan hasta la actualidad funciones estatales”.

Oriundos de Mercedes, los Mahiques ocupan muchos casilleros en el Poder Judicial digitado por el macrismo. Carlos Alberto Mahiques, el pater familia, pasó de juez a Ministro de María Eugenia Vidal para recalar, vía un traslado irregular, en la Cámara de Casación Penal, el máximo tribunal penal del país. Ignacio es uno de los hijos de Carlos y hermano de Juan Bautista. Comenzó como fiscal de instrucción porteño y en mayo de 2016 – con el macrismo – lo designaron para trabajar junto al fiscal federal Gerardo Pollicita en la causa “Hotesur” que investiga a Cristina Kirchner. El 16 de abril de este año fue nombrado como juez en el Juzgado Federal en Mercedes. Esteban es el otro hijo de papá Mahiques y también tiene un cargo en el Estado, dependiente del Ministerio de Justicia.

carlos ignacio juan bautista mahiques.jpg
Crédito: Cedoc
Crédito: Cedoc

En su currículum, Mahiques tiene declaradas solamente dos formaciones profesionales. Una, en 2007, cuando se recibió como abogado en la Universidad de Buenos Aires pero sin indicar el promedio de su Carrera, la especialización o aclaración que venga al caso del puesto que se propuso que ocupara. La siguiente llegó recién 10 años después, en 2018 y en Italia. Según consignó, en la Unitelma Sapienza Universitá Degli Studi Di Roma, donde realizó una Maestría en Administración de Justicia. Sin embargo, como detalló el CELS, no sólo no especifica la cantidad de horas de los cursos, si logró la certificación o título o la vinculación del mismo con el cargo a ocupar, sino que realizó tal especialización cuando ocupaba tres cargos públicos como representante del Poder Ejecutivo, algo llamativo en cuanto a organización del tiempo y capacidad de disponer del mismo para realizar un posgrado.

Ni siquiera su participación en cursos, seminarios o congresos es satisfactoria. No precisó fechas, lo que complica chequear los datos que puso su currículo. Desde el CELS argumentan que “recién a partir de 2016 – tras su asunción como susbsecretario de Gobierno -” se consignan sus participaciones como panelista, orador o disertante. “De los 17 eventos en los que ha disertado, 15 de ellos han sido organizados por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, el Consejo de la Magistratura o tienen relación con el marco de sus funciones” pero no son antecedentes profesionales. De hecho, su única experiencia vinculada al cargo es su designación como Miembro suplente del Tribunal de Enjuiciamiento del Ministerio Público Fiscal de la Nación, donde se desempeña desde junio de 2017.

Pero Mahiques no sólo no cuenta con formación académica como para manejar a todos los fiscales de la Ciudad, sino que tampoco recibió distinciones. Sólo declaró tener un “Diploma de reconocimiento por labor en la defensa de los derechos humanos en el ámbito penitenciario”, dado por la Asociación Argentina de Justicia Constitucional en 2016, y no vinculado con el puesto para el cual fue postulado.

El último 29 de abril recibió una distinción del Senado en su carácter de consejero y subsecretario por “su apoyo y labor en el programa de entrenamiento de perros de servicio para personas con discapacidad motriz, visual o auditiva”.

mahiques perro.jpeg

UN CARGO PARA FAMILIARES Y AMIGOS

Ni lento ni perezoso, Mahiques se encargó de encontrarle un cargo en el Consejo de la Magistratura a familiares directos y amigos. El primero fue Agustín Raúl Rubiero, un amigo oriundo de Mercedes. Rubiero ascendió de forma veloz en su carrera. Comenzó como Subsecretario Administrativo en la Vocalía de Mahiques en el Consejo a partir del 16 de diciembre de 2015, mediante la Resolución 3545/2015 a la que accedió El Destape. A los meses le otorgaron un plus por desarraigo pese a ser oriundo de Mercedes, tal como consta en la resolución 331/16. En julio de ese año se convirtió en Prosecretario Letrado y a fin de año pasó a serlo de la Presidencia del Consejo. Los movimientos siguieron porque, el 26 de octubre de 2017, ocupó el puesto de Secretario Letrado en la Secretaría de Auditores Judiciales, lo que le fue extendido en octubre del año pasado.

Mahiques y rubiero.jpg
Juan Bautista Mahiques en el casamiento de su amigo Agustín Rubiero.
Juan Bautista Mahiques en el casamiento de su amigo Agustín Rubiero.

En la misma época Marianela Marzi, novia de Pablo Garcilazo, hombre de confianza de Angelici, fue nombrada Secretaria Letrada en la vocalía de Mahiques mediante la misma resolución por la que se incorporó Rubiero. Garcilazo se desempeñaba como oficial de la vocalía de Alejandro Fargosi, donde fue designado en 2011. En 2017 fue ascendido a Secretario de la Corte para desempeñarse como Auditor y sub-jefe del cuerpo de Auditores.

También hubo espacio para las esposas de los hermanos. María Mercedes Dova está casada con Ignacio. El 22 de marzo de 2016 por la Resolución 679 se convirtió en suplente de personal administrativo técnico de la Subdirección de Despacho de la Administración General del Consejo de la Magistratura. En diciembre, con menos de un año de carrera en el organismo, se la designó Jefe de Despacho en la Administración General, por la resolución 4419/16.

Ludmila Russo, esposa de Esteban, fue designada como prosecretaria administrativa de la vocalía de Juan Bautista el 11 de agosto de 2016 y cobra el adicional por su título de Técnica Superior en Protocolo y Ceremonial, pese a no ser abogada ni tener vínculo con ello, según consta en la Resolución 411/16.

En tanto, la esposa de Juan Bautista, María Victoria Ordoñez Aguilar, es Directora General de Gestión de Políticas y Programas del Consejo del Niño porteño desde el 21 de julio de 2017. Luego, fue nombrada secretaria del Juzgado Civil Nº 8, a cargo de Lucila Córdoba y el 25 de marzo de 2019 concursó para cubrir uno de los cuatro cargos de juez en los Juzgados de Primera Instancia en lo Civil de la capital. Por antecedentes, quedó ubicada en el puesto 14 pero dos días más tarde, tras una entrevista, misteriosamente escaló al 5º puesto, según consta en el acta del 27 de marzo de 2019 del Consejo de la Magistratura.

El suegro de Juan Bautista también tiene un rol en el Consejo de la Magistratura con una yapa inesperada: en 2015 fue designado Prosecretario administrativo en la Dirección General de Factor Humano del Consejo de la Magistratura porteño. En la Resolución de Presidencia 501/2015 del Consejo de la Magistratura, del 1 de junio de 2015, consta que su designación fue a pedido de Juan Sebastián De Stéfano, por entonces Presidente de la Comisión de Administración, Gestión y Modernización Judicial de la Ciudad, y actual Director de Asuntos Jurídicos de la Agencia Federal de Inteligencia.

LEER MÁS: Magistratura: la maniobra de Cambiemos que unió a la oposición

MAHIQUES E INTELIGENCIA

Pero los vínculos de Mahiques no son sólo con el Ejecutivo. Hombre de Angelici, operador de Macri en la Justicia y en otros espacios de poder, como la AFI, designó a dos personas en la Oficina de Escuchas de la Corte Suprema: se trata de Gonzalo Diego Garcilazo Menéndez y Juan Ramella.

Garcilazo Menéndez es hijo de Pablo Garcilazo, mano derecha del “Tano”. Ramella ingresó en marzo de 2016 y encabeza la Subdirección de Escucha Directa de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial, la única dependencia del país habilitada para realizar intervenciones telefónicas. Por esta oficina pasan las escuchas que se hacen “directamente, en tiempo real.

Tanto Garcilazo como Ramella son dos hombres que responden directamente a Angelici, como lo hace Juan Bautista Mahiques. Angelici es Macri.

En esta nota