#AltaData | Macri apretó a Vila, el dueño de América Suscribite

X

La diputada y miembro del Consejo de la Magistratura Graciela Camaño denunció una serie de irregularidades en concursos para elegir jueces, entre ellos uno que intervendrá en la causa Correo Argentino. También pidió la remoción de José Elorza, responsable de la Comisión de Selección del organismo. Estos casos se suman a los que reveló El Destape en septiembre de 2018, con las pruebas de cómo se manipulan los concursos para jueces.

El Destapeaccedió al documento presentado en el Consejo de la Magistratura donde además de Camaño firman dos consejeros: el juez Alberto Lugones y Diego Molea, que representa al sector académico.

El escrito de la diputada Camaño está fechado el 25 de abril y dirigido a Juan Manuel Culotta, el consejero que preside la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura. Culotta, egresado del Cardenal Newman al igual que el Presidente, es juez en Tres de Febrero pero tuvo un paso por el Juzgado Federal N 1 de La Plata, que controla las elecciones de la provincia de Buenos Aires. Lo insólito es que el encargado hoy de organizar la selección de jueces fue puesto en ese juzgado clave en una maniobra plagada de irregularidades con el solo objetivo de ser el responsable de las elecciones de 2017. Un lobo a cuidar el gallinero.

El nombramiento de jueces es una de las claves para incidir en el Poder Judicial y la clave es lograr manipular los concursos para elegirlos. En septiembre pasado, El Destape publicó una investigación sobre un buen número de concursos para jueces donde detectó una serie de irregularidades para el armado de los jurados, que son quienes definen -con alta discrecionalidad- las ternas para que el presidente Mauricio Macri impulse los nombres de quienes le responden. Las maniobras incluían armado de expedientes a medida, aceptaciones de cargos sin firma y una serie de irregularidades que se repiten en las torres de papeles que se acumulan en el Consejo de la Magistratura. Ahora, la consejera Camaño avanza en el mismo sentido.

El origen del planteo de Camaño es la Memoria 2018 que circuló entre los consejeros. Camaño denuncia “la inocultable insuficiencia descriptiva, el considerable cúmulo de errores, las inconsistencias y los inconcebibles ocultamientos que se plasman en la ‘Memoria’”. La diputada acusa a Culotta y a Elorza de escudarse en cifras para ocultar las maniobras en el nombramiento de jueces. “No puede el señor Secretario intentar ocultar su incompetencia en el falso y vano pretexto de que la Memoria remita a puras estadísticas”, plantea en el escrito al que accedió El Destape.

Sobre la designación de jueces, Camaño escribió: “Esa tarea, en sus diferentes estamentos y momentos, para reputarse transparente, debe hacerse a la luz del día, no en la oscuridad ni bajo sombras que alimentan sospechas”.

graciela camaño.jpg

Ganzúa

Un dato que trae la consejera Camaño es que la Memoria del Consejo oculta información sobre el caso del robo de las claves alfabéticas de los postulantes al Concurso 279 para integrar los Tribunales Orales en lo Criminal Federal de La Plata. Tal como informó El Destape, en 2014 se conoció un robo de las claves para identificar los exámenes de 39 postulantes. Esas claves alfanuméricas permiten identificar la autoría de los exámenes que, en teoría, son anónimos. El responsable de esos documentos era José Elorza, secretario y mandamás de la Comisión de Selección. Elorza, que tenía la llave de la caja fuerte donde se guardaban, fue quien hizo la denuncia de que los habían robado. La carátula del expediente dice “Hurto con ganzúa”, aunque nunca quedó claro de dónde salió esa versión. Lo concreto: ese concurso no pudo avanzar. Más aún, se llegó a convocar a los postulantes a que reconocieran sus exámenes y alguno quiso quedarse con los méritos de otro. Un papelón.

Elorza dejó el cargo pero volvió con la nueva gestión PRO del Consejo. Con él, volvieron también las irregularidades. Cuando El Destapefue a revisar expedientes, que son públicos, Elorza quiso evitar que se fotografiaran.

- Los expedientes son públicos – insistió este periodista.

- Si, pero no se pueden sacar fotos.

- Pero son públicos. Los puede ver cualquiera

- Son públicos, pero no pueden andar circulando imágenes de los expedientes sin nuestro control -respondió Elorza, en una curiosa definición de lo público.

Para Camaño, ese concurso debió ser anulado. Denuncia que Elorza les retacea información de la Comisión de Selección y pide que sea removido.

De continuar con esta modalidad, los consejeros pasamos a ser ‘convidados de piedra’ por no decir ‘simples levanta manos’ a la hora de convalidar decisiones que toman los funcionarios judiciales vaya a saber en qué ámbitos y respondiendo a qué intereses, decisiones que son de nuestra exclusiva competencia”, denuncia Camaño.

Caso Correo

Camaño asegura que no se siguen los pasos para conformar los jurados y detalla un caso clave: el Concurso 408, que tiene que cubrir un cargo en la Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. Es la Sala que interviene en la causa Correo Argentino, en la que la familia Macri aun no pagó su multimillonaria deuda con el Estado. “Todos nosotros pudimos advertir que no se observaron estrictamente estos pasos”, asegura. ¿Qué pasó? Dice Camaño: “no se notificó al jurado titular Dr. Carlos Vitale, sino que directamente se convocó al Dr. Daniel Sabsay quien había sido sorteado como suplente”. No lo dice la diputada, pero Sabsay es uno de los abogados mediáticos alineados con Macri, que ocupa minutos de televisión y radio cada vez que hay que defender alguna tropelía judicial del Gobierno.

Había preferencias sobre la actuación de algunos jurados respecto a otros”, sostiene Camaño, que recuerda además que la propia Comisión de Selección reconoció la irregularidad en la Resolución 477/18. La consejera, sin embargo, advierte: “la Comisión reconoce el error involuntario, menciona la carga de trabajo y que la labor del jurado no se vio obstaculizada. No se trata de entorpecer u obstaculizar la labor del Jurado sino que la composición misma del jurado era otra”.

correo argentino.jpg

Cuando se advirtió el error – continuó Camaño- no se puso en conocimiento inmediato de la Comisión, sino que se siguió con la práctica ‘si pasa, pasa’. Esta situación fue advertida por un consejero (Rodolfo Tailhade), quien al momento de analizar las impugnaciones presentadas por los postulantes al orden de mérito provisorio advirtió la irregularidad, y lo planteó en Comisión. Otra vez el oscurantismo, la opacidad, y el secreto”.

Camaño advierte que los listados de jurados, que son los que luego llevan adelante los concursos, hacen las entrevistas y conforman las ternas, está desactualizada. A esto hay que sumarle lo que publicó El Destape en su investigación del año pasado. El listado de jurados para un concurso lo hace un software que toma las listas que existen y designa jurados titulares y suplentes.. Esto en teoría, ya que no hay información sobre cómo funciona ese software y pesan sobre él las mismas sospechas que el que se utiliza para sortear las causas judiciales: que puede ser manipulado.

De todo

El del Correo no es el único caso irregular. Camaño señala que estas maniobras ocurrieron también en el Concurso 418, para cubrir 2 vacantes en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico de Capital. Y enumera otras, como las demoras de los jurados en presentar las calificaciones de los postulantes sin que la Comisión de Selección les llame la atención. Para Camaño, esto es “una situación poco transparente y que se presta a serias especulaciones de las cuales, nosotros como consejeros, resultamos ajenos”. También señala que no se respetan los plazos legales de los concursos, que los traslados de jueces de un lugar a otro se hacen sin ninguna especificación.

No me parece que sea una adecuada manera de conducir las instituciones con la teoría del ‘si pasa, pasa’. Lo subrepticio arroja oscuridad sobre el trámite en particular, pero también sobre todo en nuestro accionar y no estoy dispuesta a cargar ese peso”, destaca Camaño.

En el escrito, Camaño también señaló el apuro del radical Mario Negri en tratar el Concurso 348 para integrar el Juzgado Federal 1 de La Plata, un juzgado clave en materia electoral ya que tiene bajo su control los comicios bonaerenses, es decir, el 35% del padrón nacional. Lo compara con la desidia del mismo Negri con otro concurso, el 364, para integrar la Cámara Federal de Apelaciones de Comandante Luis Piedra Buena en la provincia de Santa Cruz, paralizado hace 3 años.

Yo te avisé

En la investigación publicada por El Destapeen septiembre de 2018 quedó constancia de un buen número de irregularidades en los concursos para jueces.

En el jurado para elegir un camarista federal clave de Comodoro Py pasó de todo. De los 8 jurados, solo un titular y un suplente cumplieron las normas para su designación. En el mismo expediente, este medio encontró una constancia de esas irregularidades. Se trata de una nota que dejó la oficina del diputado y entonces consejero Rodolfo Tailhade el 24 de abril de 2018, luego de revisar este y otros concursos. La nota quedó incluida en el expediente con el número de foja 23. Respecto a este concurso clave, detalló: “el expediente 52/2018 se encuentra foliado únicamente hasta la foja 4, conteniendo luego 18 hojas sin foliatura, y siendo la última una nota remitida por el Dr. Dalla Vía de fecha 23 de abril de 2018 aceptando el cargo de jurado suplente”. La foliatura es el ABC de cualquier expediente: hoja que se incorpora, hoja que se numera. Lo que descubrió la vocalía de Tailhade es que el expediente no estaba foliado (en criollo, numerado) y, por ende, podía armarse y desarmarse a piacere. Cuando El Destape accedió al expediente ya estaba numerado, pero es incomprobable que las hojas que ahora lo conforman sean las originales. Como no estaban numeradas, pueden haber sido cambiadas. Tanto las aceptaciones con firma como las que no la tienen figuran en las hojas sin foliar que describió la nota del despacho de Tailhade, por lo que no hay certeza de su veracidad.

En 2016 hubo otro caso. Un postulante denunció una serie de irregularidades en el concurso para un cargo en la Cámara Nacional Electoral. La más notoria, varios expedientes sin foliatura. Este postulante asistió al Consejo de la Magistratura con la escribana Verónica Mariela Morán, que dejó constancia de las irregularidades que encontraron. “Siendo las 11:24hs procedemos a tener acceso al primer expediente 335, que consta de 72 hojas, foliadas solamente de la foja 1 a la 4, el resto sin foliar, salvo la última hoja que tiene el número 10”, se lee en el acta de la escribana Morán. Más adelante, la escribana detalló: “Procedo a verificar cantidad de hojas del expediente 376, consta de 68 hojas, solamente foliados de la 1 a la 12. Expediente 377, consta de 21 hojas sin foliar, agregada una carpeta verde de 30 hojas sin foliar. Expediente 338, consta de 110 hojas de las cuales sólo están foliadas de la 1 a la 12”, sigue el acta. En todos los casos, la misma mecánica que permite armar y desarmar los expedientes para elegir a los jueces.