El Gobierno avanza en el armado de una Justicia que le sea afín y acelera la nueva composición de la Cámara Federal de Casación Penal. Para eso ya envió al Congreso los pliegos de sus postulantes a quedarse con algunas de las vacantes que existen en la máxima instancia penal del país. Entre los casos girados al Senado, y que se tratarán en audiencia pública el 30 de mayo, se destaca el de Carlos Mahiques, quien actualmente integra el tribunal pero de forma polémica. Con la posible aprobación de la Cámara Alta, el oficialismo espera darle legitimidad a quien pende de un hilo jurídico tras la acordada cortesana Nº 4.

El interés de la Casa Rosada por rearmar la Casación Federal -por donde tramitan algunas de las causas políticas más sensibles del país- se desprende del temario de la audiencia pública a la que convocó la comisión de Acuerdos para el último miércoles de mayo. De los 11 pliegos a abordar, 4 corresponden a ese tribunal: tres jueces (son el 30% del total de magistrados propuestos) y un fiscal general (el único de la lista).

Además de ratificar a Mahiques, la alianza de Gobierno busca cubrir las cuatro vacantes que hay en la instancia penal previa a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Para comenzar a ocupar los despachos vacíos se enviaron al Senado los pliegos de Daniel Petrone (se giró 13 de abril) y de Diego Barrotaveña (16 de abril). A ellos sumó el de Carlos Mahiques, el 18 de abril, con la intención de dejarlo firme en el cargo al que llegó en 2017. Para lograrlo, el Ejecutivo realizó una interpretación particular de la acordada 4/2018 que rubricaron los jueces supremos y que da por tierra con los traslados antojadizos. En Balcarce 50 consideran que con la aprobación de su candidatura en el Parlamento la controversia en torno a su traslado desde la cámara de Casación ordinaria habrá llegado a su fin.

Mahiques fue ministro de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y es padre de Juan Bautista, Esteban e Ignacio. El primero es subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Justicia y DD.HH de la Nación y consejero de la magistratura, donde representa al Poder Ejecutivo. Responde a Daniel “Tano” Angelici. El segundo es funcionario de Cambiemos. Mientras que Ignacio es fiscal y pretende llegar a juez federal de Mercedes. Como procurador, colaboró con Gerardo Pollicita en la imputación de la expresidenta Cristina Kirchner en distintas pesquisas.

La designación de Mahiques en la Casación Federal provocó gran revuelo en Tribunales porque incumplió la Constitución y el reglamento de concursos para la designación de jueces. Accedió a una cámara federal desde la Cámara Nacional de Casación porteña, vía decreto. Su caso no cuenta entre las vacantes a cubrir ya que para esos cargos se realizaron los concursos respectivos en el Consejo de la Magistratura y se giraron cuatro ternas al Ejecutivo. Mahiques nunca concursó para el sillón que hoy ocupa.

En este contexto, la audiencia del 30 de mayo tiene gran relevancia. Allí también se abordarán, entre otros, los casos de Petrone, quien aspira a llegar a la vocalía Nº 2 de la Casación Federal; Barrotaveña, quien tiene las mismas intenciones en la vocalía Nº 5; y Mario Alberto Villar, quien busca acceder a una de las cuatro fiscalías generales que hay ante esos tribunales. Actualmente, Villar es fiscal oral en lo penal económico. Está vinculado a Raúl Plee, también procurador ante la Casación, y quien sonó fuerte para ocupar el cargo de Procurador General de la Nación pero -al menos hasta el momento- perdió la pulseada con Inés Weinberg de Roca, cuyo pliego Macri ya giró al Senado.

El plazo para presentar impugnaciones contra los candidatos concluye el 18 de mayo. Al cierre de esta edición se estaba por presentar una contra Mahiques, impulsada por la asociación AJUS, que cuestiona el traslado del camarista también en la Justicia. También hizo lo propio el diputado nacional por el FpV, Rodolfo Tailhade.

Una vez superada la audiencia, los casos deberán abordarse en la comisión de Acuerdos -presidida por el senador Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador de Salta, Juan Manuel- y tras recibir dictamen se discutirán en el recinto.

De concretarse las designaciones, durante su gestión Macri habrá nombrado 5 camaristas a los 8 que ya estaban (y de los cuales 5 se pronuncian generalmente en sintonía con sus intereses –al menos, por ahora-).

Como si esto no bastara, el macrismo presiona a la camarista Ana Figueroa, quien no suele manifestarse en línea con su voluntad, y procura que avancen una serie de acusaciones en su contra en el Consejo de la Magistratura.

La reestructuración de la cámara se completará con el nombramiento de dos magistrados más, que Mauricio Macri aún no seleccionó de la terna que recibió del consejo. Quienes sonaban fuerte eran Guillermo Yacobucci y Carlos Carbajo.

De esta forma, el oficialismo, tras arrasar la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal – instancia revisora de los juzgados federales de Retiro-, afina su avanzada en la Casación Federal para tener el control de los tribunales de Comodoro Py.