Los intendentes del conurbano bonaerense están preocupados por el crecimiento de la crisis social y económica. Ante el silencio de los gobiernos provincial y nacional, cada municipio lleva adelante medidas para paliar la situación.

En ese marco, el Honorable Concejo Deliberante de Ituzaingó aprobó el proyecto de ordenanza que declara la Emergencia Educativa, Económica, Social y Alimentaria, con 13 votos a favor correspondientes al bloque oficialista y aliados, y 7 en contra del bloque Cambiemos.

La Emergencia le da al Ejecutivo Municipal las herramientas administrativas necesarias para reordenar las prioridades presupuestarias y atender la situación social. Otro de los puntos de la iniciativa es la creación de una Mesa de Dialogo Social, la cual tendrá como objetivos principales la realización de un diagnóstico permanente de la situación educativa, económica y social del distrito, y además proponer acciones para aminorar y revertir las consecuencias de la crisis, con la participación de diversos sectores de la comunidad como organizaciones sociales, sindicales, empresarios, la Cámara de Comercio, el Consejo Escolar y la Iglesia, además de concejales y funcionarios del Ejecutivo.

El intendente de esa localidad, Alberto Descalzo, señaló que que la ordenanza "surge como respuesta a la difícil situación económica a nivel nacional, provincial y municipal que ha llevado a la pérdida del salario real producto de una fuerte devaluación y a una situación de emergencia para las PyMES y también a una crítica situación edilicia de las instituciones educativas de gestión pública".

En esa línea, advirtió que en ese distrito la demanda alimentaria aumentó un 100% en sólo 60 días.

En esta nota