Lula propuso la Amazonía como sede de la conferencia mundial del clima

El electo presidente de Brasil advirtió que se vive "un momento de crisis múltiples". Durante su discurso en el marco de la COP 27, marcó sus logros de gestión contra el "negacionismo climático" de Jair Bolsonaro.

16 de noviembre, 2022 | 16.33

El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, propuso organizar la 30° conferencia del clima de la ONU en 2025 en la Amazonia. "Vamos a acabar con el proceso de degradación que están viviendo nuestros bosques tropicales", proclamó en medio de aplausos de asistentes a los que les prometió llevar adelante una "lucha muy fuerte" contra la deforestación de ese pulmón del planeta, en donde avanzó con fuerza durante el mandato saliente, Jair Bolsonaro. Lula, además, advirtió sobre la dificultad de estos tiempos marcados por un "aumento intolerable de desigualdad".

"Ignoramos las alertas, gastamos trillones de dólares en guerras que sólo traen destrucción y muerte, mientras 900 millones de personas no tienen qué comer", dijo el dos veces presidente y advirtió que "vivimos un momento de crisis múltiples, crecientes tensiones políticas, la vuelta del riesgo de una guerra nuclear, una crisis de abastecimiento de energía y alimentos y un aumento intolerable de desigualdad". 

Además, en su primera intervención en la COP27, en Sharm el Sheij, Egipto, Lula dijo que planteará la propuesta al secretario general de la ONU, António Guterres, de que la COP30 "se haga en Brasil, en la Amazonia", específicamente en el estado de Amazonas o el de Pará, en el norte del país. En el acto, organizado por los gobernadores de los nueve estados amazónicos brasileños, Lula aseguró que a partir de 1° de enero, cuando asuma el poder tras haber derrotado a Bolsonaro en elecciones, Brasil estará "de vuelta en el mundo".

"Brasil no puede estar aislado como lo estuvo en los últimos cuatro años", con un Gobierno que no hizo "ningún esfuerzo para conversar con el mundo", afirmó, en alusión a la administración saliente de Bolsonaro. Además, el líder de izquierda aprovechó el escenario para anunciar la creación de un Ministerio de Pueblos Originarios, para que los indígenas no sean "tratados como bandidos" y prometió hablar mucho con sus representantes para coordinar las políticas en la Amazonia.

"Brasil está preparado para juntar los esfuerzos para la construcción de un planeta más saludable, para un mundo más justo capaz de acoger y dignidad a la totalidad de sus habitantes y no apenas a una minoría privilegiada", señaló. Durante su discurso, hizo un repaso de sus gestiones anteriores respecto al tema e cuestión y aprovechó para marcar que las elecciones en su país tuvieron también gran trascendencia internacional por dos cuestiones. Por un lado, para "contener el avance de la extrema derecha antidemocrática, autoritaria y de negacionista del cambio climático en el mundo"; y, también, porque de esa elección dependía "la sobrevivencia de la Amazonía, por lo tanto, de nuestro planeta". 

"Al final de una disputa cerrada, la democracia venció", dijo Lula. 

Como segunda iniciativa, Lula adelantó que propondrá a los países de la Amazonía llevar adelante un tratado de cooperación conjunta a la que llamó "Cumbre de Países Miembros del Tratado de Cooperación Amazónica" para que Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela puedan, "por primera vez, discutir de manera soberana la promoción del desarrollo integral en la región, con inclusión social y responsabilidad climática".

En el acto, el gobernador de Pará, Helder Barbalho, leyó una carta conjunta de los gobernadores amazónicos brasileños, en la que estos pidieron a Lula una "mayor celeridad en la tramitación de los apoyos internacionales". A lo que se referían los gobernadores es al Fondo Amazonia, un apoyo fundamental para la región y que en 2019 fue bloqueado por sus principales contribuyentes, Noruega y Alemania, en respuesta a la políticas de Bolsonaro de fomentar la deforestación para favorecer el agronegocio.

Un día antes de su discurso, Lula se reunió con el enviado del clima de Estados Unidos, John Kerry, quien se comprometió a trabajar por la protección de la Amazonia junto al líder sudamericano: "Me alegró reunirme con el presidente electo Lula y me sentí alentado por la manera como habló, para enfrentar el problema de una vez por todas, para preservar la Amazonia", declaró Kerry en un acto sobre biodiversidad en la conferencia del clima de la ONU.

"Trabajaremos de forma diligente para lograr ese objetivo junto a nuestros aliados, Noruega, Alemania y otros países que han estado profundamente comprometidos con eso durante mucho tiempo", agregó.

Si bien se dice que la Amazonia es el pulmón del planeta, es una expresión que se ha desfigurado. Los verdaderos pulmones son los océanos, pero del río Amazonas fluye una quinta parte de las aguas dulces que se vierten en ellos y su papel en la regulación del clima es insustituible.

Además, su importancia para la salud del planeta es primordial dado que alberga la mayor biodiversidad global, desde sus 2,5 millones de especies de insectos hasta el 20% de las aves de todo el mundo, pasando por sus 40.000 tipos de plantas distintas, de lo que se conoce hasta el momento.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►